Historias y Anécdotas

    Anécdota con Objeto Contaminado
    Soy sensible a una energía que emplean los individuos que he mencionado. El motivo de mi no deseada sensibilidad a esta energía es que la emplean en sus transmisores y me ha perjudicado. Pero no puedo saber siempre cuándo un objeto se encuentra contaminado, no sé el motivo, quizás porque empleen diferentes tipos de energía.

    Antes de nada, quiero explicar que en varios túneles de varias ciudades de los que están en las calles para que los peatones pasen de un lado a otro de una calle, he notado con claridad una energía fría que produce sensación chispeante y que se abalanza impregnando a la persona que pasa por allí. La sensación se mantiene hasta que sales del túnel. Cada vez que he pasado por esos túneles ha sucedido lo mismo. En cambio, en otros túneles no sucede. Tambien me sucedió cada vez que pasaba al lado de un determinado banco para sentarse de una conocida calle. Cuando tengas esa sensación en cualquier lugar, hay que pensar que el lugar está contaminado y no hay que pasar por ese lugar.

    En una ocasión, estuve en una casa particular, y nada más entrar por la puerta noté una muy fuerte energía proviniente de un determinado punto de la casa. Se trataba de una imagen religiosa que se encontraba en el salón. La emisión era fortísima. La sensación era como la de acercarse a un radiador a toda potencia pero sin el calor. Me senté lo más lejos que pude pero a los pocos minutos incluso mi oído comenzó a supurar.

    Mediante este objeto contaminado, no se sabe quién o quienes están observando y escuchando absolutamente todo lo que sucede en esa casa durante toda la vida de esas personas en ese lugar. Y este objeto es uno entre muchísimos que hay dispersos. Es lamentable pero además no pude decir nada a aquella gente porque no me habrían entendido y se habrían horrorizado.

    Lógicamente, sé dónde se encuentra esa casa y podría ir de nuevo contigo pero si tú no notas nada porque no eres sensible, de qué sirve? Y encima si nos están viendo y disponen de esos medios, pues nos pueden perjudicar. No sirve de nada ir y no se pueden obtener pruebas. Y suerte que yo me atrevo a contártelo.

    Infecto Individuo Contaminado
    En otra ocasión iba caminando por un lugar muy conocido y transitado por mucha gente y muchos turistas. En eso noté también una muy fuerte energía que no sabía de dónde provenía. Miro con más atención alrededor, porque había mucha gente paseando, niños incluídos, y había un tipejo desnudo con un slip tatuado o pintado.

    Era repugnante y una especie de moda para unos cuantos durante un tiempo. Ahora pienso que ya no se tolera esto porque hace tiempo que no me encuentro con ninguno. El caso es que me estaba irradiando aquel individuo y para evitarlo, tuve incluso que cruzar una calle y alejarme como 20 metros. Aquel individuo estaba contaminando con aquella energía a miles de personas, no sé con qué finalidad. Parecía como ido, con una extraña y desagradable expresión, y la gente le increpaba.

    Quizás le estuviesen controlando y en realidad fuese una persona cualquiera a la que estaban manipulando. Con qué falta total de respeto tratan los que están detrás de estas actividades a la gente. Además durante días tenía como grabada la imagen de aquel individuo y me costó mucho que desapareciese. Esto lo hacen para que la gente genere pensamientos de odio hacia esa persona e incluso se genere una conexión mental y con eso puedan perjudicarles como de forma justificada. El individuo está contaminado y hace de antena y tú estás haciéndole llamadas sin saberlo.

    Más Objetos Contaminados
    Yo sólo tenía una camisa y un pantalón y “vivía” con una gente muy mala. A su primer hijo le trataban muy bien y tenía de todo. Los calcetines tenían años y estaban llenos de agujeros, incluso salía buena parte de la planta de los pies. Así era mi situación cuando un día me viene una de las alimañas que tenía de parientes y me entrega un anillo de oro y dice que no me lo quite. A mí no me gusta llevar cosas encima y el oro nunca me ha gustado. Me lo puse unos días y siempre me encontraba incómodo, como si me espiasen. En ocasiones me parecía escuchar alguna voz. Decidí quitármelo y dejarlo en la mesilla de la alimaña. Al momento apareció por la puerta preguntando que porqué me lo había quitado.

    En otra ocasión, el inesperado regalo era un reloj. Tuve que ir acompañado por otra alimaña hasta la relojería. Según este individuo y su amigo el relojero, con el que había hablado con anterioridad, se trataba de que tenían un determinado reloj que según ellos era muy bueno y era el que me tenía que llevar. Era un reloj metálico, con cadena metálica y de manecillas, de esos que se ven de noche. Yo prefería un reloj muy barato de plástico de esos japoneses que tenían cronómetro. No hubo manera y tuve que irme con el reloj que habían seleccionado. En esta ocasión yo no notaba nada raro con ese reloj, ni me planteé siquiera que hubiese algo raro. Sólo estaba molesto por cómo me había tenido que llevar aquel reloj. Al final decidí regresar a la relojería y le dije al relojero que se quedase su reloj, porque lo había elegido él. Después de mucha discusión se negaba a cambiármelo por el que yo quería, más barato. Ya me marchaba sin reloj cuando decidió darme el barato con mucho disgusto y diciendo que dijese a la alimaña que no había sido cosa suya.

    Recuerdo entre otros mi 14 cumpleaños al llegar al lugar donde “vivía” obligatoriamente, ya que intenté marcharme y me borraron la memoria. Llego ya de noche y una de las alimañas saca el tema de mi cumpleaños con tono maternal y se extiende un rato en esa actitud para finalmente con una sonrisa en la cara decirme que ese año tampoco tengo ningún regalo. Me marché a meditar sin comprender porqué la vida me hostigaba de aquella manera, ya que yo era una persona muy normal y correcta, menos con esa gente a la que evitaba todo lo que podía. Dónde estaban los angelitos celestiales? rascándose las pelotas? Pues si no estuvieron en esos momentos ya no hace falta que estén y como me sea posible, tendrán noticias mías.

    Un Gancho que Se Engancha
    Como he explicado, hay gente que está siendo controlada y hace de gancho para atraer el odio y por tanto, las represalias. En el barrio donde vivo había un individuo que es el ejemplo típico. Se dedicaba de la mañana a la noche a ir de un sitio a otro y sentarse al lado de cualquier persona que hubiese en un banco o se te arrimaba y te seguía. Incluso una vez me siguió hasta la parada del autobús donde había tres asientos, el del medio libre. Me senté en el medio y el tipo se quedó delante esperando a que alguien se levantase.

    Al sentarse al lado, lo que se notaba era una fuerte energía que te invadía, era una sensación fuerte y desagradable. El individuo se quedaba mirando fíjamente y sonriente a pocos centimetros con cara de idiotizado. Daban ganas de arrancarle la cabeza pero es que es eso lo que quieren que hagas los que le controlan para poder justificar así las represalias contra tí. Cómo es que pegas a un pobrecito tan inofensivo que te mira sonriente? supongo que dirán, si no te gusta no le mires, que no te ha hecho nada. Y si te aguantas, pues el tipo te está irradiando no sé con qué malas consecuencias, y qué haces, denunciarle? Mire señor agente, hay un tipo con cara de idiota que no para de molestar sentándose al lado y mirando fíjamente mientras me contamina con la energía que le ha dado su jefe el señor alien o quien sea.

    No había más remedio que evitarle para ahorrarse problemas y durante años y años se ha dedicado a eso, perjudicando impúnemente a todo el mundo sin que nadie pudiese o quisiese hacer nada. Y como este tienen a muchos por todas partes haciendo las mismas cosas y no es el primero que conozco. No es un pobre tonto, es un cuerpo controlado por una energía, ya no es una persona, es algo como un mecanismo orgánico y no puedes razonar con él ni con nadie sobre eso.

    Podrido y Acostumbrado
    Tuve que ir a casa de un individuo malcarado y desagradable a realizar un trabajo. Terminando el trabajo insistió mucho en que me llevase un “regalo”. Se trataba de un Cd de música. En el momento de cogerlo tardó bastante en sacarlo del estante donde tenía más cd’s todos iguales (para hacer más “regalos”). Hizo lo imposible por no tocar el disco. Primero intentó sacar el cd poniendo un dedo en una esquina y tirando hacia atrás y levantándolo de un lado. Después puso un segundo dedo en otra esquina y al final lo sacó. Le llevó un buen rato porque el disco no salía de esa forma. Con dos dedos en dos esquinas es como me dió el cd, en serio, imagínatelo. Ya directamente parecía como si transmitiera algo infeccioso.

    Yo no quería el disco, porque nunca acepto regalos (por si acaso) pero el tipo, incluso con mala cara y tono rudo, insistía en que me lo llevase. El caso es que, error, me lo llevé y encima, error, lo puse en mi habitacón con otros cd’s. Me olvidé del asunto. Al cabo de una semana, una noche estaba dormido con un sueño profundo cuando recibí como un impacto que venía de la zona de la estantería de los cd’s. En la mente tenía la cara de aquel individuo. Me desperté sobresaltado y me que quedé pensando qué tenía en ese estante, porque me había olvidado del asunto. Al poco, recordé que allí había puesto ese disco y en seguida lo relacioné con la cara de aquel individuo. A la mañana siguiente, puse el disco en una bolsa y lo tiré a la basura. A las pocas horas el teléfono sonaba de forma insistente y era el tipejo ese !!. No contesté a la llamada.

    Supongo que algo le falló en el momento de conectar pero fijáos que lo hace en plena noche, cuando la gente está más indefensa y quieta en un punto de la casa. Te puedes levantar por la mañana echo un guiñapo.

    No sólo me pasó eso sino que el teléfono estuvo casi tres meses sin sonar y no trabajé nada en ese tiempo. Incluso yo mismo llamaba a mi número para saber si funcionaba. Mirando el listado de clientes, ví que el último al que había atendido era ese individuo. Pasado ese tiempo el teléfono volvió a sonar pero ya mucho menos que antes y no me he recuperado.

    Tengo la sospecha de que tienen algún sistema para que la gente no llame a un número determinado o no entre en una determinada tienda y lo mismo al revés, para que todo el mundo quiera ir a una determinada tienda. Lo digo porque me he fijado en que, por ejemplo, a veces hay bares que están uno al lado del otro y uno está vacío y el otro lleno. No he podido informarme sobre esto, pero la situación la he comprobado yo mismo y, de verdad, es difícil de creer que de repente un teléfono que funciona con normalidad no suene nunca y pase el tiempo y siga igual. Yo no me lo podía creer, me parecía estar en una de esas películas malas donde le han hecho vudú a mi teléfono.

    Pero es que también sorprende la tranquilidad con la que ese individuo está perjudicando, con la impunidad con que lo hace, porque le dá la gana, sin que nadie pueda impedirlo.

    Atención: he tenido que estar en más casas por cuestiones de trabajo. He comprobado que hay un grupo de gente, que actúan de una forma similar entre ellos pero diferente a lo que haría una persona normal. La mayoría con una actitud más sospechosa. Posteriormente he sabido que alguno era de “Ellos”. La cuestión es que suelen hacer dos cosas que no hace la gente normal. La primera es que siempre me dejan solo en la casa con cualquier excusa. Una persona normal no hace eso. La segunda es que casi siempre intentan hacerme un “regalo”, cosa que tampoco es habitual. Es más, hay un caso en que he tenido que ir bastantes veces, y ahora podría decir que todas o casi todas las veces me dejó sólo en la casa con una excusa, aunque éste no me hizo ningún regalo. Siempre le tuve como “sospechoso” pero no dije nada para ver en qué terminaba esto.

    Un día por su propia iniciativa me dijo que era del 11 y me estuvo explicando de qué se trataba, yo me hice el desinformado, pero la conversación no duró mucho y poco después corté con aquel individuo porque en aquel momento me pareció un peligro. Con esta persona unos días después sucedió otra cosa. Al salir por la puerta de una conocida suya recibí como una ducha de energía. Es como si me echasen un cubo de agua por encima. Pienso que es un dispositivo de energía que está allí para proteger la casa e informar a otros podridos de que no ataquen el lugar. En mi caso lo hizo cuando le bloqueé el teléfono pero fui a ver a su amiga. Como diciendo: cortas conmigo y vas a ver a una de mis conocidas?

    Chupones de Energía
    Hay una variedad de secuaces de Ellos que van buscando gente a la que chupar la energía. Me ha sucedido en diversas ocasiones. Una de las situaciones ocurrió estando en el trabajo. Trabajaba en la misma empresa que el sobrino de un conocido ministro del Partido Socialista que además ha hundido Caixa de Catalunya, perjudicando gravemente al país. He sabido que estos dos individuos son de Ellos.

    El individuo actuaba de forma hostil con todo el mundo. Siempre estaba encerrado en su despacho con las persianas cerradas. No estaba cualificado pero dirigía a un grupo de gente con la que no solía hablar.  Sólo se trataba con el dueño de la empresa. Un día me llama a su despacho para ofrecerme incorporarme a su grupo y le digo que no estoy interesado. En ese punto comencé a perder energía al tiempo que este individuo me presionaba diciendo que era muy amigo del dueño de la empresa y podía hablar con él para que me despidiese. Yo perdí energía tan rápido que me costaba bastante hablar. La actitud ventajista y prepotente de este malnacido aprovechándose de sus medios era odiosa. Cuando pude salir de allí yo estaba desmayado. Mas adelante, dejé la empresa y me incorporé a otra empresa multinacional. A los seis meses el gerente de esta empresa dejó el puesto dejando de sustituto a este personaje. Poco después, me llamó un viernes, 15 minutos antes de terminar la jornada laboral y me dejó en la calle.

    En otras ocasiones me ha sucedido lo mismo. Gente que me llama, se mantiene cerca y me entretiene para que no me marche a la vez que rápidamente pierdo energía hasta casi desmayarme. Días después te vuelven a llamar para repetir la jugada. Cuando por fin atas cabos, ya has pasado por estas situaciones asquerosas un montón de veces.

    No Respondas, porque Alguien Morirá
    Antes de que se me olvide, quiero explicar que tanto los secuaces como sus jefes tienen la costumbre de preguntar a la gente esto: cual es la mejor persona que conoces? A mí me lo han preguntaron siendo niño varias noches en varios años distintos y después de manera informal gente sospechosa.

    De repente, siendo de noche y teniendo yo unos 6 o 7 años, oigo una voz que me habla sin que haya nadie. Me dice que no encienda la luz. Explica que es algo muy bueno, que quiere premiar a la mejor persona que se encuentre allí y pregunta si eres tú. Después empieza a preguntar si en tu barrio o en tu colegio conoces a alguien que todavía sea mejor que tú, porque dice que es algo que tiene que dar al mejor.

    Yo no lo sabía, pero si mencionas un nombre o dices que eres tú esa persona, esa persona o tú estás muerto. También puede ser que a esa persona le amenacen de muerte y le hagan trabajar para ellos. Se trata de malvados, quieren controlar a la población y necesitan eliminar a los mejores. Lo que hacen es preguntar por el nombre de la persona y le roban la vida. No sé exactamente cómo lo hacen pero la persona deja de existir y de su cuerpo se apropia otro ser. La persona desaparece del colegio y de su entorno con cualquier excusa, que está muy enfermo, que se traslada de población… Y se acabó todo. O simplemente se desapega del grupo por un tiempo, para que no se note el cambio de personalidad.

    También les agrada mucho esas sensaciones morbosas de hacer todo el daño que puedan de la forma más miserable y cobarde. Si alguna vez alguien te hace esa pregunta, aunque sea un familiar o la persona en quien más confíes, sospecha, porque tú o alguien bueno puede morir. Estas son escenas y flashes que aparecen en mis pesadillas. Incluso antes de que la persona muera, cuando le están controlando, es decir, cuando la persona todavía puede ver lo que sucede pero no puede controlar su organismo, te hacen ir a verle porque a esa persona seguramente le han dicho algo como que has sido tú quien ha insistido en matarle y te encuentras con que en vez de ser algo bueno es algo horrible.

    Voy a explicar en este caso lo que sucedió:
    Respondí que en mi clase había un niño que seguramente era mejor que yo porque era muy buena persona. Yo le recuerdo todavía ahora, después de tantos años, como un niño pequeño muy agradable y con cara de bueno. El caso es que a los pocos días el niño ya no fue a clase. Un poco después el profesor, muy serio, nos dijo que ese niño tenía una enfermedad muy grave y que ya no iba a volver nunca. Todos nos quedamos muy impactados. Yo no relacioné lo de la voz y ni siquiera lo tenía en mente. Después de hablar todos en clase, se decidió que íbamos a pedir a su familia si podíamos ir todos a su casa para visitarle. Unos días después nos dijeron que podíamos ir y, una tarde, fuimos todos andando desde el colegio. Decidimos subir en grupos y hablamos de no cansarle con nuestra conversación y tener ánimo optimista. Así que nos juntamos en la acera, al lado del portal y fuimos subiendo.

    Cuando me tocó, subí en el ascensor con unos cuatro o cinco chicos más. En la casa estaba la madre del niño y el niño en la cama. La madre nos dijo que podíamos pasar a verle a su cuarto y ella se quedó fuera en el salón, de pie sin decir nada. Estábamos los dentro de la habitación, todo normal, y el niño estaba tumbado en la cama tapado pero con aspecto de estar normal, no parecía enfermo, pero nosotros siempre pensamos que lo estaba. Le estabamos allí acompañando, deseándole que se recuperase pronto, intentando todos ser optimistas y no hablar de su problema.

    Estábamos todos juntos en el pie de la cama hablando con normalidad y, no sé porqué motivo, me acerqué por el lado izquierdo de la cama poniéndome al lado del muchacho. Le hablé diciendo que esperábamos mucho que volviese pronto al colegio… El niño cambió el semblante y me dijo algo parecido a “entonces has sido tú !!”. El niño parecía muy enfadado. Yo le preguntaba que a qué se refería. Sólo respondía que se iba a vengar. Yo respondía diciendo que tenía que estar tranquilo, que lo que decía era producto de su estado y que le deseábamos su recuperación. Después de un rato, el niño seguía insistiendo y, como los demás no decían nada, me volví a ellos y les dije “podíais decir algo !!”, pero ellos estaban como bloqueados y no respondieron. Yo les insistí de nuevo pero no respondieron nada y su mirada estaba fija. Me volví a poner al lado de ellos, molesto por haberme adelantado, cosa que yo no quería, porque quería ser uno más y no destacar, pero recuerdo que el niño seguía refiriéndose a mí en concreto y me dijo que ellos no podían responder.

    Después de un rato, el niño se calmó y todos salimos de la casa. Cuando ya estábamos en el ascensor, de repente los demás niños hicieron a la vez un gesto de sorpresa y uno de ellos dijo “pero qué hacemos en el ascensor bajando?”. Los demás decían que qué raro, que teníamos que subir. Yo me quedé unos momentos extrañado escuchándoles y les dije que porqué decían eso, que ya habíamos estado en la casa y que por eso bajaba el ascensor. Todos se quedaron muy extrañados pensando. Llegamos a la calle y se produjo una escena desagradable, como si alguien manipulase a alguno de los niños. Me hostigaron con preguntas en el sentido de que había sido yo el causante del problema, pero el tono que empleaban no era el normal, era como morboso y con cierta satisfacción. Los niños seguían hostigándome con sus preguntas y recuerdo que acabé con los ojos llenos de lágrimas. Tuve que irme porque no paraban e incluso uno me siguió un rato. En los días siguientes, todo siguió con normalidad menos que un niño en concreto seguía a la hora del patio hostigándome con el mismo tono morboso. Yo le respondí lo mejor que pude pero llegó un momento en que tuve que ponerme desagradable porque seguía insistiendo varios días después. Ya no volvimos a ver al niño enfermo y nadie dijo nunca nada más.

    Sólo puedo decir que le consideraba un buen compañero. No sé si se vengó, porque me han perjudicado tanto que ya no sé de dónde viene todo.

    Otro incidente similar
    Esto me sucedió cuando yo tenía unos 6 o 7 años, creo que es aproximadamente en el mismo año y que este caso en un poco anterior al que he explicado. Solía quedar en un punto determinado del camino al colegio con un muchacho de mi clase que era tartamudo. Según mi teoría de aquel momento, lo que le sucedía era que se ponía nervioso y por eso tartamudeaba. Yo le decía que si se quedaba trabado, no dijera nada y pensara en la parte de la frase que le faltaba. Lo que hacíamos era practicar hasta el colegio. El muchacho era muy sociable y agradable en todo momento. Estuvimos así unos días y entonces una mañana ya viéndolo de lejos tenía una actitud diferente. Solía saludarme desde lejos y aquella mañana no lo hizo. Cuando me acerqué estaba bastante seco y callado. Además no quiso practicar como hacíamos. Yo no entendía lo que pasaba. Cuando por fin conseguí que dijese algo, había dejado de ser tartamudo !! Hablaba con un tono diferente y su actitud era diferente. Me miraba más distante y decía que ya se había curado, que me olvidase de ese problema y que no lo mencionase. Yo estaba alucinado. Le decía, pero cómo lo has hecho? No me explicó nada y dijo que ya no quedábamos más en aquel punto del camino y que no insistiese en preguntar. En pocos minutos me amenazó varias veces con tono muy hostil diciendo que no hablase con nadie sobre él. Su actitud no tenía nada que ver con la persona que yo conocía. Éramos amigos y de repente, se acabó. Estuvo pocos días más en el colegio y se marchó a mitad de curso. Me pregunto si asesinaron a esa persona para que otro ocupase su lugar. Se puede asesinar a alguien de esa forma, con esa impunidad? Esta gente lo está haciendo y he tenido la experiencia de varias situaciones. Lo llaman “tener una experiencia física”. Si tú sabes algo más sobre esto, yo también quiero saber más. Contáctame y cuéntamelo.

    Más detalles, he conocido a varios de estos podridos que están muy interesados en adoptar a quien sea, incluso a mí me lo han dicho en dos ocasiones y ya siendo mayor de edad. Se puede hacer eso? Pobres niños huérfanos, porque estoy seguro de que van a por ellos.

    También he conocido un caso en el que el ser que ha invadido el cuerpo de una niña pequeña, a la que yo conocía, reconoce que la han matado y que ahora el cuerpo es suyo. Fueron sus propios “padres” los que la entregaron para ganar puntos. Hablé en diversas ocasiones con ese ser o lo que fuese y pregunté en el punto de contacto y me confirmaron que era de Ellos. El caso me es particularmente cercano y odioso y lo comento para mostrar a qué se dedican de forma habitual.

    Y Otro incidente similar
    Como tres cursos después, sucedió algo parecido con otro compañero. Yo me sentaba en la penúltima fila de la izquierda del todo de la clase, la última fila estaba vacía. Había dos pupitres en cada división de la fila. Al final en paralelo, en la fila de al lado, se sentaba un muchacho que era muy buena persona y un muy buen deportista, más alto que los demás y más fuerte. Los dos estábamos en el equipo de fútbol de la clase y nos llevábamos bien pero no teníamos una amistad especialmente reseñable. No hubo incidentes especiales que comentar, pero un día fuimos los del equipo a jugar a un colegio de curas con el equipo de ese colegio. Nosotros también estábamos en un colegio de curas. Yo estaba de reserva y este chico, que solía llevar una cadena dorada con una cruz al cuello, me pidió que se la guardase. Yo me la puse, a pesar de que yo no he sido nunca católico ni de ninguna religión, pero me he tenido que tragar las clases de religión y las misas. Al terminar el partido, estuvimos todos hablando del partido, incluyendo ese muchacho. Yo me despedí, también de ese muchacho, y ya me marchaba a mi casa. Llevaba andados como doscientos metros cuando me acordé de que no le había devuelto la cadena con la cruz y me extrañó de que no me lo hubiese recordado. El caso es que me giré y le ví que estaba en la parada del autobús con otro chico. Regresé y me miraba me pareció que un poco extrañado. Cuando llegué le dije que le devolvía la cadena, que se me había olvidado dársela. Entonces me dice que no, que mejor que me la quede, que me la regala. Nosotros éramos todos se puede decir que pobres, sobre todo yo, y aquello no era nada normal. Le insistí diciendo que la cadena era suya y que se la devolvía. Volvió a insistir en que me la quedara y yo le dije que no. Yo se la daba acercándosela con la mano, pero sin embargo seguía sin querer cogerla. Entonces finalmente le dije que o la cogía o se la dejaba en el suelo. Ante eso, decidió cogerla. Me despedí y me marché.

    No sé ahora si al siguiente día o pocos días después, ya no fue al colegio. Poco después el profesor nos dijo que estaba enfermo, sin más. Pasaron unos días y no sé porqué pensé en mirar en su pupitre para ver si se había dejado algo y poder guardárselo mejor. Se había dejado entre otras cosas los rotrings, que eran para dibujar en la clase de dibujo, y que era lo más caro. Recuerdo que tuve la tentación de quedármelos, pero no lo hice. No sé a qué vino aquello. El caso es que se los guardé en el pupitre de detrás mío. Al cabo de unos días, estando en clase, se presentó su madre diciendo que quería recoger las cosas de su hijo. El profesor le indicó por señas dónde se encontraba su asiento. La mujer se puso a recoger las cosas y, antes de que ella preguntase, la dije que los rotrings estaban detrás de mí, que los había guardado y se los dí. Entonces ella, que era de gestos y forma de hablar hostiles, me dijo que yo los había querido robar y que por eso los tenía allí. Yo dije que no, que los había guardado y que por eso se lo había dicho y se los había dado. Ella siguió insistiendo y yo la pregunté si faltaba algo. Dijo que no, pero siguió con su mala actitud. Me senté ignorándola, pero ella insistía. El profesor la dijo en tono menos agradable que recogiera rápido todo y saliera de clase. Me sorprendió que un muchacho tan agradable tuviera esa madre, pero es que a mí me pasaba lo mismo. No sé realmente lo que sucedió pero tampoco volvimos a saber más de aquel muchacho y no era normal, porque solíamos ser los mismos un curso tras otro y si alguien se pone enfermo, se supone que no es nada y que va a volver y más a mitad de curso. Mi impresión sin pruebas más sólidas, es que intentaron perjudicarme empleando la cadena pero, al fallarles, quizás esa escena se volviese en contra del muchacho. Además, su madre parecía decepcionada con que no la hubiesen robado algo al muchacho, quizás para poder usar eso como excusa para perjudicar a alguien o a mí de nuevo. No digo que sea este el caso, pero como explico en otras secciones, suelen contaminar con energía sobre todo objetos religiosos.

    Faltan los Ausentes
    Recuerdo muchas veces a una chica que era la mejor. Era muy agradable y feliz. Estuve con ella en el instituto los dos primeros cursos y un poco del tercero. En el primer curso hablamos un poco algunos días, en el segundo casi nada porque me parecía inalcanzable y en el tercero un día me armé de valor y al pasar a su lado, cuando ella estaba sentada en su pupitre, la dije “Hola”. No me dió tiempo a decir nada más. Al lado varias de sus compañeras empezaron a decir: ese hola me suena a que aquí hay algo… y comenzaron a hostigarla. Yo no entendía nada. Me marché.

    En los días siguientes, me preguntaron varios compañeros el porqué me interesaba por ella. Yo sospechaba algo muy malo y raro por tanta insistencia. Decía que la conocí el curso anterior y que era una persona agradable pero que no me interesaba. Ellos dijeron en varias ocasiones que sabían que ella me gustaba, cosa que yo negaba.

    Entonces ocurrió una extraña escena. Un profesor la dijo que se levantase y saliese a la pizarra. La chica no sabía bien una de las respuestas y el profesor comenzó a insultarla y zarandearla. Nunca había sucedido algo como eso. Así estuvo mucho rato, y nadie hizo nada. Yo quería levantarme y matarle pero no hice nada. Después durante días, la chica estaba muy deprimida, quizas le dijeron algo más.

    Un poco después hubo una escena horrible. Una persona extraña entró en el aula y la dijo que se levantase, que tenía que acompañarle. Ella tenía 16 años, lloraba y pedía que alguien la ayudase. Estuvo mucho rato hablando a la clase, rogando por su vida. Algo me decía que no había nada que hacer, que solo buscaban el morbo y que allí presente había algo muy malo con todos sus medios abusivos. Ella era auténtica pero la escena estaba planeada.

    En el ambiente había mucha maldad. Nadie dijo ni una palabra hasta que ella salió por la puerta y varias de sus compañeras se mofaban de ella con un tono odioso. La chica se fue y no volví nunca a verla. Su pupitre quedó vacío y nadie dijo nunca nada. Era como si nunca hubiese existido. Qué saben los demás? Se callan por miedo, pero es que los demás saben lo que sucede y se callan? En mis pesadillas la veo una y otra vez pero ya es tarde. Podían cogerla al día siguiente, entre 10, entre 100, entre 1000 y yo solo era uno. Cómo pude no ayudarla? Hasta mis excusas son odiosas.

    La Música está Contaminada
    En una conversación en el lugar de contacto, hablamos sobre sus actividades relacionadas con algunos grupos musicales. En concreto en la conversación salieron los nombres de Ac/Dc, Iron Maiden, Black Sabbath y Angeles del Infierno. Me indicaron que emplean tecnología consistente en la grabación de ultrasonidos junto con el sonido audible. Estos ultrasonidos, entre otros síntomas, alteran el estado de ánimo del individuo. El motivo principal de que lo empleen es el de que pretenden que el ser humano se aleje de la paz mental que le llevaría a una evolución, y por tanto, a una mayor dificultad en su manipulación, y prefieren generar un caos en la mente del individuo empleando medios diversos. De forma masiva hacen uso de la televisión, por ejemplo. Estuvimos hablando de que el disco inicial de Iron Maiden fue una chupuza técnica porque afectaba tanto a determinados individuos que delataba el empleo de esta tecnología.

    Les dije que me parecía muy mal que se envenenase la mente de la juventud y que además este tipo de música suele escucharlo gente de clase media-baja, con escasos recursos en la vida, y que a su problema social se les estaba añadiendo nuevos males por parte además de gente que, al menos debido a su alto nivel de desarrollo técnico, no necesitan llevar a cabo este tipo de acciones y que en todo caso, el empleo de medios tan abusivos contra seres menos afortunados técnicamente me parecía una actitud odiosa. Opinar de esta forma en diversas ocasiones y en su cara no me hizo más popular, pero a pesar de las desgracias que he sufrido, sigo opinando exáctamente lo mismo y si en algo tuviera que rectificar, sería asunto mío y de nadie más. Por este tipo de motivos es por lo que permanentemente teníamos trifulcas. Me temo que, a pesar de las advertencias, muchos están haciendo de mascotas para estos malnacidos.

    Nota posterior de 2016-02: Quiero contar lo que me sucedió a mí mismo hacia 1984. Conseguí el primer disco de Iron Maiden “Killers” en cinta de casete. Yo solía escuchar copias porque no tenía dinero para los originales, aunque no recuerdo ahora si aquella cinta era original o una copia. Durante unos días, ponía la cinta al mediodía antes de ir al instituto. Eschuchaba la cinta a volumen alto empleando auriculares. Mientras escuchaba la cinta no notaba nada raro, el problema sucedía unos diez minutos después, al parar la música para ir al instituto. Estando ya en la calle de camino y encontrándome yo normal, de repente tenía una bajada radical en el estado de ánimo, hasta el punto de que tenía que detenerme y tomarme unos minutos porque era algo tremendo. La segunda vez que me sucedió exactamente lo mismo, estuve pensando qué había hecho anteriormente que me pudiera haber provocado esa situación, y entre esas cosas estaba haber escuchado esa cinta. Decidí hacer una prueba y como durante unos dos días más, puse de nuevo la cinta y de nuevo me sucedió lo mismo en todas las ocasiones. Llegué a la conclusión de que alguien, no sabía quién, estaba empleando tecnología oculta para perjudicar a la juventud. Si tienes dudas, busca ese disco en cinta de casete y haz tú mismo la prueba. Te garantizo que está contaminado. Años después, como expliqué antes, conocí a esta gentuza de “Ellos” y hablamos del tema. Ellos saben que la cagaron en ese disco así que, por si acaso, si quieres hacer el experimento supongo que es mejor escucharlo en una cinta de mediados de los ochenta mejor que en un cd, porque quizás al remasterizarlo corrigieron el fallo. Es seguro que afecta a todos, pero por supuesto, no sé si a tí te causaría el mismo efecto que a mí o si es de forma visible y comprobable sólo en un porcentaje de gente.

    La Conexión Mental
    Una de las cosas que suelen hacer es intentar hacerse con una fotografía del individuo al que van a perjudicar por largo tiempo. Suelen pedir que la fotografía sea reciente. Otra técnica es la de insertar fotos de alguno de los secuaces en revistas especializadas. Esas imágenes tienen como un atrayente especial que hace que te quedes mirando fíjamente. Al hacerlo puede llegar a producirse una conexión mental que hace como de permiso para que a partir de ese momento puedan atacarte. He visto durante años algunas “fotos sospechosas” en revistas de temas paranormales en la sección de gente que se ofrece para solucionar problemas mediante técnicas esotéricas. Tienen como una predilección por tener en nómina a viejas catetas y gordas, seguramente porque son fáciles de manejar e inspiran más confianza a las víctimas.

    Se infiltran allí donde pueden para atacar a la sociedad. Uno de sus filones es el de los temas paranormales, las videntes y las curanderas. Yo fuí victima de una de ellas. Si uno de los secuaces tiene una foto tuya, puede conectar contigo, preferentemente lo hacen de noche y eso le permite no solo perjudicarte sin que seas consciente sino observar e interactuar con el entorno en el que te encuentras. Estos ayudantes no son sólo individuos que trabajan para ellos, en un grado u otro han sido contaminados y tienen “poderes” que les permiten extender los daños a la sociedad. Es decir, que perjudican los ayudantes y sus jefes.

    Cuidado con esta gente, los adivinadores, los mediums, los curanderos, herbolarios, los masajistas incluso, porque les sirve cualquier profesión que les permita ponerte las manos encima. Yo he conocido a alguno en el punto de contacto, contaminado con seguridad, que se dedica a dar masajes con fines supuestamente médicos. Mucha de la gente que está en ese mundo pueden ser unos timadores pero otros realmente tienen medios extraordinarios y de forma oculta están al servicio de los podridos de sus jefes.

    Buscan con mucho interés a las personas con problemas médicos o que pasan por un bache emocional, debido a que son víctimas más fáciles. A partir de que han contaminado a una persona, los miembros de su familia pueden ser fácilmente sus próximas víctimas. Por ejemplo, y lo explico en algunos momentos, suelen atacar a los niños y niñas, preferentemente de noche. A mí me ha sucedido en varias ocasiones antes de conocer directamente a estos malnacidos. Es triste pero, qué se puede hacer ante esto? No solo nos están atacando supuestos extraterrestres sino que lo hace la propia población y la propia familia.

    Voy a explicar una cosa odiosa pero muy cierta. Suelen exigir a sus secuaces que entreguen a uno de sus hijos a la organización. Cuando el niño o niña tienen una determinada edad, pueden ser 8 años, matan a esa persona e introducen a otro ser dentro del cuerpo físico. Sé con seguridad que lo hacen de forma habitual. Si los propios “padres” están podridos y venden a sus hijos, qué más cosas podemos esperar?

    Atención especial al sector de la prostitución porque es un foco tremendo de contaminación y negatividad y tienen a muchísima gente metida en ese mundo. De verdad, mucho cuidado, no trates con esa gente, te garantizo por lo que sé con seguridad que es muy malo. Puedes perjudicar mucho tu vida y la vida de la gente de tu entorno.

    Nota posterior de 2016-02: Estoy viendo diversos programas americanos en los que aparece gente muy “güay”, con mucho éxito en su negocio, parecen como acelerados, como si les hubieran puestos las pilas, son muy ocurrentes, tienen una memoria prodigiosa y conocen todos los detalles sobre cualquier cosa, por intrascendente que sea, sobre la que le pregunten sobre su oficio. En este momento veo el programa “Fast N’Loud” donde restauran coches, “Counting Cars” también de restaurar coches, “La casa de Empeños” y “Los Restauradores” y, en todos ellos, cuando se animan mucho, el protagonista hace el gesto satánico con los deditos. Significa que, o son unos imbéciles y es contagioso, o su éxito en la vida se lo deben a que están compinchados y son agentes de “Ellos” y el gesto lo hacen para informar a los demás podridos de que están metidos en el tema. No sólo eso, sino que además demuestran que se conocen porque todos ellos aparecen de forma frecuente en el programa de los otros. ¿Haces tú el gestito satánico cuando te animas? Pues esta gente lo hace y lo hacen en la mayoría de programas americanos que se puedan ver. Estos van de simpáticos, pero sus amiguitos entre otras apestosas cosas, se dedican a asesinar a niños. Que no se os olvide cuando conozcáis a alguno de ellos.

    Un detalle más, los curas saben muchas de estas cosas y sin embargo mantienen su embustera bocaza bien cerrada. El motivo es que son secuaces de “Ellos” haciendo de buenazos, lo mismo que son secuaces los que hacen de malos, y ambos comparten a los mismos jefes que no quieren que haya problemas entre ellos. Yo lo que explico es que detrás de esta estrategia hay extraterrestes malintencionados, a los que he conocido y he hablado con ellos durante años, intentando que la humanidad no encuentre su camino porque entonces no se podrían aprovechar de los seres humanos.

    La orden es: Caos. Para unos extraterrestres malintencionados, la situación ideal consiste en disponer a su servicio de seres inteligentes que puedan realizar toda clase de cosas, pero manteniéndoles sumidos en la ignorancia, en la desgracia, en la confusión, en la frustación y en el caos. Demasiados problemas, demasiadas alternativas ofrecidas por demasiada gente para poder lograr comprender la situación, decidir tranquilamente sobre el futuro y seguir el camino correcto.

    Dos Personalidades
    Otra forma de contaminación de la persona consiste en que otro ser se hace cuando quiere con el control del organismo del individuo que sea pero sin eliminar a ese individuo, simplemente queda desconectado cuando el parásito está atacando. He encontrado diversos casos y parece una situación bastante extendida. En el punto de contacto había una mujer y su hijo. La mujer tenía su personalidad normal, que era bastante tranquila, y una segunda personalidad que era malintencionada y exaltada. Ambas personalidades no pegaban nada. En una ocasión el hijo le decía a su madre a gritos que se callase y le decía: que se ponga mi madre !!

    Otro caso me sucedió en el servicio militar. Había un oficial que era bastante agradable pero un día sucedió una cosa extraña. Estaba yo dirigiendo a unos 5 soldados almacenando unos proyectiles en horizontal al lado de la pared de una habitación, para dejar paso. Entonces vino este oficial y me dijo con un tono desagradable que porqué ponía así los proyectiles, que los pusiera de pié. Le dije que no se ponían de pié porque ocuparían toda la estancia muy pocos y si uno caía, caerían todos. Se puso muy desagradable y obstinado.

    Mientras, miré en algún momento a los soldados y miraban la escena callados. Entonces se marchó el oficial y le dije a los soldados: ya lo habéis oído, volved a coger los proyectiles y los ponéis de pie. Todos se quejaron pero se pusieron a hacerlo. En eso estamos, con la habitación llenándose de proyectiles cuando vuelve de nuevo el oficial y me dice con su tono normal que qué estoy haciendo, que porqué los pongo de pié.

    Entonces le digo: pero si ha sido usted quien lo ha ordenado y de muy mala manera hace un rato !!. El oficial decía que no, que no me había dicho nada. Le pregunto a los soldados y dicen que estuve yo hablando sólo durante un rato. Ellos no le habían visto !! Me quedé alucinado. El caso es que el oficial puso cara como de entender algo, pero no me lo aclaró e indicó que los pusiéramos de nuevo en horizontal y que volvía en un rato.

    Se fue como a informarse de algo. Al rato vuelve y dice que ya está todo aclarado y no quería hablar del tema, lo dió por cerrado. Entonces pasó y comprobó unos explosivos que había detrás de una puerta. Los proyectiles estando de pié impedían llegar allí. Le acompañé y se quedó tranquilo porque todo estaba en orden. No se a qué vino todo eso pero yo le ví perfectamente porque estaba a medio metro y estuve mucho rato discutiendo.

    En otra ocasión un conocido del que yo tenía una bombona de butano se presenta en casa a la hora de la cena y dice que viene a por la bombona. El caso es que yo estaba haciendo la cena y se quedó a mirar. Estaba muy raro y desagradable criticando lo que yo hacía y haciendo preguntas. Al final coge la bombona de mala manera porque también se quejaba de que se la daba vacía, cuando él me la dió a mí vacía, y se marcha.

    Pero a la semana me llama por teléfono y me dice que si puede pasar a por la bombona. Y le digo: otra vez? pero si estuviste aquí, bastante desagradable por cierto, y te la llevaste !!. Y el tipo lo negaba una y otra vez. Le dije: mira hasta recuerdo con qué mano te la llevaste, porque iba vacía. Al final después de mucha discusión, dice que ya entiende la situación y de repente quiere terminar la conversación. Y le digo: pero no entiendo nada. Has estado aquí el otro día, me explicas esto y ahora tan rápido te das por contento !! Dijo que lo entendía pero que ya estaba solucionado y cortó.

    Este mismo individuo estuvo en otra ocasión insistiendo diciendo que yo tenía que acompañarle a ver a un señor muy importante de aquella ciudad, que era una ciudad histórica de unos 50.000 habitantes (Segovia). Yo no entendía para qué pero le acompañé. Me llevó a una casa antigua y señorial y entró a ver a esa persona. Yo me quedé esperando en la entrada. Tenían hasta mayordomo. El caso es que comencé a sospechar algo malo y me marché.

    El mayordomo salió y me decía a voces que volviese. El caso es que aquel individuo estuvo llamando por teléfono de forma insistente y a la puerta diciendo que tenía que volver porque aquel individuo quería verme y que era el que mandaba en aquella ciudad. Entendí que los dos eran de “Ellos” y le dije que si yo hacía una llamada, a su amigo y a él mismo les iban a aplastar como a cucarachas y le dije que se informase mejor. Se marchó y parece que se informaron porque no volvió a molestar.

    Otra cosa, esto no lo tengo muy claro. En alguna ocasión me han insinuado que no ponga en el buzón un sólo nombre porque parece que hay gente que ataca a los solteros. En ocasiones he visto a testigos de jehová al lado de los buzones apuntando los nombres. Por cierto, cuidado con esa gente porque aparte de que son una secta, también están podridos. Es desagradable encontrártelos en la puerta esperando como buitres carroñeros en busca de carne, de mayores, de niños, todo les sirve. Intentando envenenar tu vida y la de tu familia. Cualquier lugar donde se acumule poder, es un lugar atrayente para los parásitos.

    El Malvado del Pelo Blanco
    Cerca de la puerta de salida del punto de contacto había una puerta de entrada a una casa. En alguna ocasión que fui al lugar me encontré con un individuo de aspecto muy desagradable que salía o entraba por esa puerta. Tenía todo el pelo y las cejas de color blanco. El individuo no saludaba, tenía unos 70 años, por lo demás era de altura y peso normales. Miraba de una forma desagradable y hostil. Era curioso porque al mirarle se sentía una sensación muy rara y muy fuerte de rechazo y aquello no era normal. Varias veces estuve después pensando que algo pasaba y que no era normal.

    En varias ocasiones, pero relato una en concreto, por uno de los transmisores escuché voces de varias personas que no se correspondían con las que yo solía escuchar. En aquella ocasión los ayudantes habían salido o les habían hecho salir del lugar con una excusa y yo estaba sólo frente a los transmisores. Una mujer se puso a hablar como estresada y hablando rápido. Me preguntaba que dónde me encontraba yo, que le dijese la dirección. Le dije que no podía hacerlo. Me insistió pero no se lo dije. Entonces me preguntó si había visto yo a alguna persona extraña cerca del lugar en el que estaba. Recordé a aquel individuo y lo expliqué, que había alguien de aspecto muy extraño que producía una extraña sensación. La mujer me dijo que aquella persona no era humana y que tenía tecnología que empleaba para perjudicar mucho. La mujer me pidió que hiciese algo porque en seguida volverían los ayudantes.

    Como mi temperamento es fuerte y decidido, dije que iba a echar abajo la puerta de la casa de aquel individuo y que iba a enterarme de todo y a coger la tecnología. Salí rápido del punto de contacto, estaba yo solo, me dirigí hacia la puerta de aquel individuo y en eso la puerta se abrió y yo me quedé bloqueado. No podía moverme y aquel individuo se acerco a mí hasta unos 30 centímetros y se quedó mirándome fíjamente con cara de odio. No dijo nada. Estuvo así unos segundos y volvió a entrar por aquella puerta. Regresé frente a los transmisores y expliqué lo que había sucedido. Me dieron las gracias. Poco después regresó uno de los ayudantes.

    No sé si tiene esto algo que ver. Leí en una ocasión que los nazis tenían a un grupo de extraños individuos que les ayudaban y que todos tenían el pelo y las cejas blancas. Ese individuo debía tener unos 25 años de edad en esa época, así que pudo haber participado. Al terminar la segunda guerra mundial habían venido a España y estuvieron viviendo en la casa de una persona de la aristocracia. Creo que era por la zona de Toledo. Esos individuos eran de trato muy desagradable, no se trataban con nadie y no solían salir a la calle. Según el texto, en la casa se hacían extraños experimentos. Al parecer se decía que allí había muerto gente. Aquella gente estuvo allí varios años y se fueron. En la casa se producen desde entonces fenómenos paranormales. No sé más, lo comento por si tiene alguna relación y alguien sabe algo más.

    Era éste individuo el que, bajo cuerda, en realidad dirigía el punto de contacto? No lo sé. Puedo decir que en alguna ocasión salió el tema de que me había encontrado con aquel individuo y los ayudantes ponían cara de miedo y nadie quería comentar nada.

    Un Fantasma y Muchas Máquinas de Energía
    Me molesta mucho hablar de esto y nunca lo he explicado hasta ahora. Parece como que en toda esta historia faltase algún fantasma, el típico individuo semi-transparente que queda bien en estas ocasiones. Que yo recuerde sólo he visto uno, pero lo he visto muchas veces. Esta historia es una de las primeras cosas que recuerdo. Yo tenía unos cuatro años. Sucedió durante una larga temporada que, cuando me iba a la cama, nada más apagar la luz de la mesilla para dormir por la noche, al momento, como viniendo de la puerta de la habitación que estaba a la derecha de la cama, como de detrás de un lateral del armario que había, aparecía un individuo de unos dos metros sin cabeza. Odio a ese individuo y quisiera poder encontrarle y, de echo pregunté por él cuando estuve frente a los transmisores, pero no dió la cara el muy canalla. Aparecía siempre cada noche, era apagar la luz y podía verle muy bien avanzando decidido unos pasos hacia mí y parándose a metro y medio, con una actitud prepotente. Llevaba una chaqueta marrón vieja y unos zapatones negros, no era sólido pero se le veía en color y bastante bien. Yo estaba perfectamente despierto. Al encender la luz de la mesilla, ya no se le veía.

    Una de las noches, nada más acostarme, miré y el individuo estaba allí. Decidí hacer una prueba. Me incorporé en la cama y con la mano izquierda sujeté el pulsador de la luz de la pared que estaba sobre la mesilla. Me quedé mirando hacia la derecha a aquel individuo. Encendí la luz y la imagen desapareció al momento. Apagué la luz y en ese momento de nuevo estaba allí. Encendí de nuevo y lo mismo y apagué y encendí varias veces y siempre sucedió lo mismo. ¿Qué más te puedo decir? Esa era la situación y a mí me parecía increible que eso me pudiera estar pasando.

    Por la chaqueta, podría ser alguien de hacia 1930 a 1950 de algún pueblo. Era muy alto y fuerte y su constitución física no se correspondía con la de alguien normal. Aquel individuo me producía terror y enturbió de forma importante mi primera infancia. Yo me tapaba con las sábanas la cabeza hasta que casi me asfixiaba, de echo continúo haciéndolo, es una costumbre que se me ha quedado del miedo que pasé. Al intentar dormir y durante horas, aquel individuo emitía a mi mente unas imágenes que se repetían una y otra vez durante horas cada noche. En pesadillas, veía de espaldas la imagen de una mujer con el pelo largo y negro. Entonces la mujer empezaba a girar lentamente hasta que mostraba una cara horrible y una sensación generada que me aterraba. Así una y otra vez cada noche. Casi toda la vida he tenido horribles pesadillas que generan mediante alguna tecnología y que hacían que me despertase sudando, muy alterado.

    ElCanalla
    Esta imagen es la de “El Canalla”. He recuperado una imagen de internet que se parece y la he modificado un poco. Se parece bastante a lo que yo veía en la oscuridad. Los pies le llegaban al suelo y llevaba unos grandes zapatos negros. La chaqueta era marron, de estilo anticuado y estaba muy gastada. Este canalla, este miserable, estuvo acosándome a mí, que tenía unos cuatro años, durante muchos meses y me dejó afectado para siempre. No era una pesadilla, era real!!

    Muchas veces le dije a las alimañas que yo tenía de padres lo que sucedía, pero respondían que eso eran imaginaciones mías. Esas alimañas supe muchos años después que eran secuaces de “Ellos”. Me han perjudicado tremendamente e impunemente cada día, empleando medios abusivos, sin que yo supiera en ningún momento de dónde venían esos males, hasta que pude marcharme muchos años después, pero no antes de que me produjeran una muy grave enfermedad que duró años.

    Una noche, no pude más y me levanté y fui a verles y les exigí a gritos que aquel individuo sin cabeza se marchase. Después de mucho discutir y de yo insistir en que era cierto, quedamos en que volviese a la cama y, si le veía yo tenía que toser muy fuerte y que ellos irían a la habitación. Quiero explicar que esa época no fue de las peores con esa gente. Regresé a la cama, apagué la luz y al momento allí estaba de nuevo. Me puse a toser todo lo que pude y se presentaron los dos sin encender la luz y se quedaron callados al lado de la cama mirando hacia ese individuo. No dijeron ni una palabra y así estuvieron un rato. Era como si estuviesen conversando pero yo no escuchaba ninguna conversación. Salieron del cuarto y no sucedió nada más aquella noche. Al día siguiente, de día, estábamos en el salón y me pidieron que explicase en voz alta lo que me sucedía y lo que pedía. De nuevo tuve que explicar en voz alta que aquel individuo aparecía cada noche, las pesadillas y que quería que se marchase y no volviese nunca. Tuve que responder a diversas preguntas y parecía como si yo se lo estuviese explicando a alguien que no podía ver. Aquel individuo no volvió pero los problemas no terminaron, ni mucho menos.

    Hasta que me puede marchar, muchos años después, arruinada la infancia y la adolescencia, durante todos esos años multitud de noches, casi todas las noches, yo notaba como que hubiese algo a mi derecha de la cama observándome, pegado a mi cara. Si me giraba hacia la izquierda, entonces notaba como esa cosa, lo que fuese, iba hacia el extremo derecho de la cama, entonces iba hacia el extremo izquierdo y se ponía al lado de mi cara de nuevo pero en el lado izquierdo. Así noche tras noche, durante años y años. Esto aparte de las pesadillas horribles que tuve constantemente. Incluso hubo una temporada en que al girar a la derecha o izquierda, aquella cosa, no sé si era la misma u otra, en vez de dar la vuelta a la cama, pasaba por debajo de la cama para llegar antes. Entonces un día, puse un trasto grande y escandaloso de madera y plástico debajo de la cama, para probar si aquello hacía ruido en el momento de pasar bajo la cama. Y efectivamente, una y otra vez, cada vez que yo me giraba de lado, notaba cómo pasaba por debajo y el juguete hacía ruido y se escuchaba perfectamente. No un ruido como si pasase algo sólido, era un ruido como de algo rozándolo que no era completamente inmaterial. Giré decenas de veces durante diversas noches y constantemente sonaba. Tuve que quitarlo porque me molestaba al dormir ya que sonaba y eso me ponía más intranquilo.

    Pienso, y estoy muy cualificado para decirlo, que han encontrado la forma de hacer máquinas de energía. De echo la energía es la base para poder introducir información y formar un mecanismo. Para que me entiendas, imagina que se pudiese sustituir la carcasa del ordenador por una energía compacta y que, teniendo esa energía como base, se pudiesen insertar instrucciones para procesar. Además, dicen estar en la dimensión cuatro. Eso quiere decir, que no podemos ver lo que hacen porque su realidad es diferente a la nuestra, a no ser que intencionadamente quieran mostrarse.

    En estos últimos años en que me han atacado, todas las noches venían y se marchaban varias máquinas, menos alguna que se quedaba toda la noche. He descrito por ejemplo, una máquina que era similar a un escanner. Primero se escuchaba un zumbido viniendo de la ventana de la habitación, el zumbido se aproximaba a la cama hasta situarse en este caso a mi izquierda en el centro, a medio metro de la cama. Entonces el zumbido descendía un poco y la máquina se posaba sobre el suelo. El suelo temblaba porque la máquina parecía muy pesada, era muy curioso, pero es que lo he estado escuchando varios años cada noche, estando completamente despierto y atento y ya no me asusto de nada, que yo sepa. Solía suceder poco después de acostarme. Cada máquina parecía tener su horario. A continuación notaba como una linea de escanner avanzando despacio, a la misma velocidad, desde la punta de los pies a la cabeza y un rato después, la máquina se levantaba de suelo y despacio se dirigía hacia la ventana. Puedo decirte que esa linea de escanner se notaba perfectamente, pero no ví en ningún momento ninguna luz ni producía ningún efecto.

    Años después de comenzar el último ataque, una noche nada más acostarme noté claramente unas manos que entraban en mi cuerpo y despegaban tres dispositivos. La sensación era muy fuerte. Eran tres parches redondos de unos 7cm de diametro y al ir despegando se notaba que estaban pegados bastante fuerte. Supongo que algunos secuaces pueden ver ese tipo de dispositivos y llenándome el cuerpo de ellos es una forma de degradarme y de decirles a los demás lo que les puede pasar si se rebelan.

    Estoy seguro de que las cosas que me han sucedido, no me las merezco, porque simplemente nadie se las merece. Y la forma abusiva y cobarde de actuar contra mí toda mi vida de estos miserables es odiosa, al menos para mí. Sólo por hacerme esto, ellos se merecen algo mucho peor de lo que a mí me ha sucedido. Cualquier cosa mala que yo haya hecho o pueda hacer se la achaco en primer lugar al daño que me han causado y al maltrato constante. Ellos son los responsables y cualquier cosa que yo pueda haber hecho o que haga en el futuro me va a parece muy poco, y voy a querer más.

    Intentan Asesinarme, Otra vez.
    Han querido asesinarme bastantes veces, siendo niño, siendo adolescente y también después. Yo era un niño muy agradable, muy bueno y tenía en la calle muchos amigos. Era un buen estudiante y me gustaba el buen ambiente en el trato con las persona. No era conflictivo.

    Quisieron asesinarme de niño, una mañana que salía del colegio, yo tenía unos diez años, y me defendí a muerte. Eran las dos y cinco de la tarde, al salir del colegio, iba por la calle andando, llevaba la cartera negra con los libros e iba pensando. Cerca del colegio, había otro colegio pero de niñas, y la calle solía estar llena de niños y niñas a esa hora. Llegando cerca del colegio de las niñas, en un cruce de calles, me doy cuenta de que estaba yo sólo. Primero me extrañó no escuchar a nadie hablando, aquel silencio que trae malos presagios, me giré en el cruce de calles y no había nadie en ninguna de las calles, ni una sola persona. La puerta del colegio de las niñas estaba cerrada, cuando siempre estaba abierta a esa hora, y dentro no se escuchaba a nadie. Estuve unos momentos pensando mientras miraba de nuevo en todas direcciones. Llegué a la conclusión de que pasaba algo muy malo. Yo ya estaba muy quemado de tantos malos momentos y tanta pesadilla y estaba en guardia para luchar.

    A la derecha había una larga calle que era lateral separadora de los dos colegios. Era una calle lúgubre que no me agradaba. La calle de la izquierda era separadora de unas casitas blancas de una planta y tenía una curva. Podía haber alguien esperando allí. Ir por allí no me solucionaba nada y era un espacio más estrecho, malo para mí si estaba bloqueado. Al frente estaba la calle por la que solía ir, más ancha y en ese momento solitaria como nunca lo había estado. No podía ir hacia atrás porque siempre estaría huyendo y me encontrarían de todas formas.

    Decidí finalmente avanzar hacia delante, pegado a la pared y mirando tranquilo y atento hacia delante y hacia la izquierda. Despacio metí la mano en el bolsillo derecho y desplegué la hoja de una navaja que siempre llevaba, regalo de un conocido. Apreté el mango de la navaja en el bolsillo pensando que me iban a matar, pero que antes morirían unos cuantos. Yo era muy bueno y pacífico pero cuidado, no me hostigues, ni siquiera siendo niño. Aquella navaja me ayudó mucho en varias ocasiones. Pensé en morir con honor e ir a algún lugar donde estuviesen los míos. Hace mucho que ya no creo en nada de eso, pero es bonito ser un crédulo y pensar que hay un lugar mejor.

    Llegando frente al colegio de las niñas, oigo una voz muy fuerte que venía como de en medio de la calle y de arriba. La voz era de un individuo que se identificó como “jesucristo” y dijo sin más preámbulos que necesitaba mi cuerpo para un amigo suyo. Incluso pude escuchar por un momento hablar a su amigo. Le dije que él y su amigo se fueran a tomar por el culo. A ver si me entiendes lector, yo no he sido nunca creyente de nada, era un niño muy pobre, vivía en el peor barrio de la ciudad, me portaba muy bien con todos y era muy amigable, pero no recibía más que desgracias y basura, de día y de noche, en el lugar maldito en el que tenía que vivir obligatoriamente con unas alimañas. Y cuando las alturas celestiales se acuerdan de mí, no es para ayudarme, es para asesinarme y darle mi cuerpo al amigo de alguien.

    Yo seguí andando despacio sin detenerme y aquella voz dijo en tono imperativo que me parase. Recuerdo que pensé “Error” y aceleré el paso todo lo que pude, pero sin correr. La voz insistió varias veces en que me parese. Yo pensé en que quizás si seguía en movimiento ese individuo tendría algún problema técnico para “enfocarme”. Además, decidí no responder a aquella voz odiosa y hostil, porque responder no me iba a beneficiar.

    En ese punto la acera era de bajada y seguía sin haber ni una sola persona en toda la calle, cuando suele estar abarrotada a esa hora. Unos doscientos metros a la derecha en la misma acera había un pequeño parque que era la entrada a unos bloques de pisos. Pensé que nunca llegaría allí, pero decidí en ese momento que aquella era mi meta. Y miraba aquel lugar mientras seguía andando todo lo rápido que podía. Y me decía, será ahora, ahora me matarán. Y en mi mente de nuevo repetía aquella frase, será ahora, moriré ahora, todo se terminó. Hacía un rato que la voz no hablaba. En ese espacio de tiempo es cuando por primera vez mi corazón se aceleró de verdad. Mi mente se aceleró de tal forma que yo estaba como en un trance. Un instante más y estaba allí, en el inicio de aquel muro que más adelante tenía un espacio sin puerta por el que pasar. Fue un gran alivio para mí y en los siguientes metros me estuve recuperando. Quedaban unos cien metros para que terminase la acera y poder llegar a una calle que cruzaba y que era bastante transitada por los coches. En ese espacio ya no tenía duda de que llegaría, y así fue.

    Seguí caminando intentando volver a la normalidad. Empecé a pensar que todo habían sido imaginaciones, que no podía ser que aquello hubiera pasado. Unos diez minutos después volví a escuchar esa voz en otra calle bastante alejada. Me detuve y miré hacia arriba desorientado y también miré hacia los lados sin responder. A ambos lados, había bloques altos de pisos, con las ventanas abiertas y ropa tendida. Me extrañó que aquella voz no hiciese salir a todo el mundo a mirar. La voz era muy hostil y continuaba insistiendo. No recuerdo ahora qué decía la voz, pero yo no respondía, según había decidido. Mirando hacia la derecha, a las ventanas abiertas, recuerdo que pensé “debe ser la televisión”. Qué pesadilla, aquello no podía ser real. Recobré el aliento y me dispuse a continuar, con un sentimiento funesto. De repente recibí un impacto muy fuerte que me lanzó contra la puerta izquierda de un coche que estaba aparcado a mi derecha y quedé tirado en el suelo. La cartera del colegió salio disparada y chocó con la parte trasera del siguiente coche y quedó tirada entre los coches. Mientras intentaba incorporarme aturdido, aquella voz gritaba que no me levantase. Al intentar levantarme recibí varios impactos seguidos, creo que tres impactos, como de algo que pudiera ser alguna energía, y de nuevo choqué contra el coche. Cade vez, el impacto me lanzaba contra el coche y yo quedaba tirado y de nuevo otro impacto. Los muy cobardes. Con el último impacto, yo estaba tumbado en el suelo muy aturdido, casi inconsciente. La voz odiosa, muy fuerte, insistía en que no me levantase. Hice un gran esfuerzo hasta levantarme de nuevo y muy despacio me fui incorporando. Me puse en pié y ví, a unos veinte metros delante de mí a una mujer y ella me estaba mirando con cara de asombro. Se acercó y me habló diciendo que “tenía que hacer caso”. Yo la dije varias veces que corriese, que se marchase rápido a su casa, pero ella insistía. Ahora pienso que la estaban manipulando. Piensa que cualquier cosa que hagan, han debido hacerla antes muchas veces. Seguí andando y llegué al lugar donde vivía con las alimañas. Estaba en la cocina y comencé a explicar lo que me había sucedido y entonces la voz se escuchó allí también. Esa voz hablaba con una de las alimañas y yo la decía que no respondiese, que me había atacado. No sabía que trabajaban para ellos y no lo supe hasta años después.

    Ahora me encuentro en Noviembre de 2015 y lo que puedo decir de este suceso que me ocurrió hacia 1974 es que apoyo absolutamente a ese niño que yo era y que lo que quiero es que ese criminal, ese cobarde, dé la cara para poder solucionarlo a cuchillo.

    Han intentado asesinarme en bastantes ocasiones con el paso de los años. Antes ya lo habían intentado, aunque yo no comprendía qué pasaba. Ahora voy a explicar brevemente una de las veces que me ha venido a la cabeza. Me llevaron de paseo, cosa que nunca hacían, a un descampado donde había unas casas en ruinas. Quedaban algunas paredes en pié. Qué curioso paseo no? habiendo tantos sitios. Estaba allí con las dos alimañas, cuando noté que una de ellas vigilaba un poco apartada y la otra intentaba discretamente ponerse a mi espalda. Yo estaba entretenido porque era pequeño, mirando al suelo los pequeños restos que habían de las casas. Yo tenía una pequeña colección de sellos. En el suelo había visto un sello que había salido hace poco, aunque yo no lo quería tener porque aparecía el carota de juan carlos I, que siempre me ha caído mal. Mientras miraba el sello, desatendí mi seguridad durante un rato. Tuve una mala sensación y me giré de repente. Aquella alimaña se me abalanzaba y ya estaba a dos pasos mirándome con cara de odio como si justo en ese momento fuese a suceder algo. Escondía la mano derecha en la espalda. Iba a aplastarme la cabeza con una piedra. Eso lo intentaron en dos ocasiones.

    Por cierto que años después, en diversas ocasiones frente a los transmisores, hablamos sobre lo molesto que me parecía que ese individuo y su mujer se hubiesen autonombrado jefes del estado y encima trabajasen para “Ellos”. No lo sabías? ni lo sospechabas? Pues ya te lo digo yo ahora.

    En la segunda ocasión, de nuevo me llevan al mismo sitio. Nada más salir del coche, veo un cristal. Lo cojo y sigo andando rápido. Veo un papel y lo cojo. Lo aplano y lo enrrollo en sí mismo hasta hacer rápido una tira resistente, porque la alimaña de nuevo estaba siguiéndome a mi espalda. Enrrollo el papel en la parte más fina del cristal para hacerme un cuchillo y me giro y le hago frente a esos cobardes. La alimaña cobarde le dice a su marido algo como “se ha dado cuenta, se ha fabricado un cuchillo, mejor vámonos”. Los muy cobardes, porque yo era un niño pequeño. Quizás después hubiesen dicho algocomo: era muy rebelde, siempre se escapaba, se habrá peleado con alguien en ese descampado. Nosotros no sabemos nada, no, noooo, qué penaaa !!.

    Porqué no me asesinaron directamente si tienen tantos medios? No lo sé. Mi teoría es que, como en todos los intentos, yo siempre demostré mucha entereza y decisión, ante quien sea con sus conocidos, debió de llegar un momento en que asesinarme de mala manera debía quedar feo. Finalmente optaron por desistir y arruinarme cada día de mi vida con enfermedades y multitud de desgracias, manipulando mi futuro. Quizás un día escriba algunos capítulos explicando todos los intentos de asesinarme.

    Todo esto sucedió hacia 1976 en Madrid y es la primera vez que lo cuento. He hecho este gran esfuerzo en este momento para que sepas con qué clase de seres estamos tratando. No te los encuentres jamás en tu camino, porque nadie te comprenderá, nadie te ayudará, todos se apartarán, no habrá humanidad, no habrá amor, estarás solo y caerán sobre tí como una manada de hienas. Sean quienes sean esos cobardes, no van a conseguir de mí ni una mierda, aparte de asesinarme.

    Lo Intentan de Nuevo.
    Escena 1: Intentan atropellarme.
    Yo solía jugar en la calle con los chicos del barrio a la pelota. Nos llevábamos muy bien. Un día nos encontrábamos jugando en una calle cercana y estrecha por donde casi no pasaban coches. A un lado había coches aparcados y en el otro había comercios. Uno de los comercios llevaba tiempo cerrado y estaba vacío y abandonado. Era justo el que teníamos más cerca de donde estábamos.

    En un momento determinado, a unos 250 metros de distancia ví que había un coche parado en medio de la calle con varias personas mirando hacia nosotros. Al principio sólo me fijé y estaba más o menos atento por si el coche se acercaba y teníamos que apartarnos. Cuando venía un coche, el que lo veía decia “coche” y todos nos apartábamos a la acera. Pasaba el tiempo y el coche seguía allí, lo cual comenzó a parecerme algo raro, por lo que de vez en cuando giraba la cabeza. En un momento determinado, empecé a tener una sensación mala, de que algo no iba bien, sin embargo yo seguí jugando con normalidad.

    Entonces, de repente, el coche aceleró desde parado a todo lo que daba el motor con la intención de embestirnos. Yo era el que estaba el primero porque según recuerdo hacía como de portero y el coche me venía desde detrás. Por suerte, como estaba muy atento, pude avisar a los demás diciendo “coche” y nos dió el tiempo justo de apartarnos. Llegué a la acera y en eso, el coche frenó de forma muy brusca quedando frente al comercio cerrado y frente a mí. No tenía sentido aquel frenazo porque justo todos ya se habían apartado. Del coche salieron tres personas, una mujer de unos 45 años y al menos dos hombres. La mujer gritaba como si aquello hubiera sido un accidente y ella estuviera traumatizada. No sé cómo, pero se abrió la puerta del comercio cerrado y que estaba vacío y allí se metieron todos.

    Yo seguía afuera porque no me fiaba, pero uno de los muchachos entró en el comercio y no salía. Por ese motivo decidí entrar para ver lo que sucedía. Había solo una silla en el centro del comercio donde la mujer estaba sentada. Esta mujer me pareció que hacía comedia, como si estuviera a punto de desmayarse y gritaba “mis hijos”, “mis hijos”. En cambio los dos hombres que yo recuerdo estaban bastante tranquilos y observaban el entorno.

    En cuanto entré en el comerció y me acerqué un poco, uno de los hombres se dirigió a la puerta, la cerró y se puso frente a ella bloqueando la salida con actitud hostil, mientras entre ellos se cruzaban miradas y comentarios. Quise salir pero el individuo no se apartaba, le dije que me dejase salir pero se negó a apartarse sin dar ningún motivo. Entonces me dí cuenta de que era una encerrona, saqué la navaja del bolsillo, me giré a mi amigo de juegos y le dije que saliera inmediatamente, cosa que hizo. Me encaré con el hombre que bloqueba la puerta y le dije que, o se apartaba, o le metía la navaja en la tripa hasta el mango. El individuo se apartó porque estos secuaces son unos cobardes, asesinos de niños. Le dije a los muchachos de la calle que debíamos irnos y así hicimos. Al día siguiente les dije que aquella escena había sido preparada y que pretendian atropellar y secuestrar a al menos uno de nosotros, que lo normal es que fuéramos uno de los dos que entramos en el comercio, pero que podían ir a por cualquiera y que por eso, durante esos días debíamos ser muy precavidos. Los chicos aceptaron bien lo que les expliqué. Aclaro en este episodio que yo era muy normal con ellos y que no solía decirles cosas raras como estas.

    Escena 2: Una visita malintencionada.
    Pasó algún tiempo, no mucho, y un día, las alimañas con las que “vivía” me dijeron que tenía que acompañarles a un hospital porque había allí una mujer a la que ellos conocían y que estaba ingresada. A pesar de que pregunté quién era esa mujer, no me aclararon nada. Esta gente no tenía amigos que yo supiera y era muy raro que fuésemos en coche a algún sitio. Entramos en la habitación y en ella había dos camas con dos mujeres ingresadas. Las alimañas se pusieron a hablar con la mujer que estaba más cerca de la puerta. Esta mujer respondía cortada como si no les conociera de nada pero como si la hubieran dicho algo como “tú sigue el juego y respondes como si les conocieras”. Poco después, la otra mujer que era muy gruesa y que se encontraba en el fondo de la habitación, se dirigió a mí diciendo que me acercase y me dijo con tono desagradable e imperativo que yo la ayudase a darse la vuelta en la cama porque estaba cansada de estar es esa posición. La dije de forma educada que yo no podía hacerlo porque era pequeño y no podía con su peso. Ninguna de las dos alimañas se acercó para nada a ayudar. La mujer siguió insistiendo de forma constante diciendo con tono desagradable que me acercara a ayudarla.

    Me alejé todo lo que pude poniéndome al lado de la puerta, pero ella me seguía llamando desde el fondo de la habitación. Finalmente decidí salir de la habitación y quedarme en la zona de espera, a unos 10 metros de distancia. Una de las alimañas salió a la puerta y desde allí me decía en voz alta y hacía señas diciendo que volviese a entrar, pero me negué a ello.

    Pasaron unos 10 años. Volví a ver de nuevo a aquella mujer. Era una de los secuaces de “Ellos”, era la que hacía de curandera y era la que vigilaba los transmisores donde yo solía ir a hablar una vez por semana. Era la misma mujer del coche que intentó atropellarme. Para conseguir que yo fuera a ver a esa mujer, lo que hicieron fue enfermarme de forma salvaje, desfigurándome el rostro durante dos años, cosa que me ha marcado muy gravemente la vida. Los médicos no me ayudaban y se desentendían sacándome lo más pronto que podían de la consulta del seguro. Algunas escenas preparadas fueron odiosas. No sólo me perjudicaron tan gravemente, sino que además se estuvieron regodeando con mi sufrimiento. Como he dicho, a esta gentuza les encantan las escenas morbosas. El día que fui a ver a la curandera, el prodigio de la curacion se realizó esa misma noche mediante la ayuda de un ser o persona no visible, que estuvo bastante tiempo y al que yo le notaba las manos haciendo algo en mi cara, como quitarme alguna cosa que me hubieran puesto para dañárme la piel y que yo no podía ver.

    Pienso que esta gente, que conoce como he dicho una parte del futuro, vieron en algún momeno que yo les era contrario e intentaron deshacerse de mí. He explicado esto para mostrar que ellos planifican a lo largo del tiempo y que la gente normal se ve acosada y le suceden cosas sin que sepan de dónde les viene.

    Intentan Matarme Otra vez y Otra y Otra…
    He reservado este espacio para explicar más adelante algunos de los intentos de asesinarme. Son bastantes, variados e incluso en varios de ellos repiten la estrategia varias veces. No soy una de esas personas que esté obsesionada por nada y no estoy pensando permanentemente en que quieran matarme. He pasado por muchas situaciones de peligro y en esos casos no considero que sea un complot contra mí. Si explico que en bastantes ocasiones han intentado matarme es porque cláramente así ha sucedido.

    No sólo han intentando matarme, sino que también han hablado con gente o la han manipulado mentalmente para que me vengan uno tras otro a darme una paliza o me acosen sistemáticamente, viniendo en grupo o turnándose entre ellos. Esto ha sucedido muchas veces durante años en que yo no comprendía porqué pasaba eso.

    Hubo por ejemplo caso de un muchacho que era cinturón negro de karate e hizo lo imposible por darme una paliza estando ambos en el ejército en Cerro Muriano (Córdoba). Pude hablar un rato con él y me dijo que había oído en su cabeza una voz que le dijo que debía apalearme. Yo le dije que yo no le había hecho nada y que cómo era que hacía caso a una voz en su cabeza. El individuo parecía querer ganar puntos con alguien a quien consideraba superior, no atendió a ninguna razón y tuvimos una gran pelea. Consideraba que daba lo mismo incluso si él perdía, porque estar a bien con quien le había solicitado el encargo era una consideración superior, así que por eso iba a luchar hasta el final las veces que fuese necesario. Yo estaba muy molesto por tener que pelearme, ya que no me gusta, pero no hubo forma de que el individuo desistiese. Para mí, una persona que lo sea debe emplear siempre que pueda la razón y mantener hacia los demás una buena disposición e intentar comprender sus razones. Fue una pelea entre la técnica de un figurín de gimnasio y una persona que ha vivido en uno de los barrios más difíciles del país y que lleva luchando con la razón y con la acción desde que recuerda. Yo por suerte soy muy decidido y sé bastante de lucha, por lo que no soy fácil de avasallar, así que las cosas no le salieron como esperaba y además salió mal parado. La pelea comenzó estando en el interior del edificio del dormitorio de mi compañía. El individuo se acercó a mí y, sin decir nada, con su pierna derecha me lanzó una fuerte y rápida patada hacia adelante, al estómago, que pude esquivar por poco. A pesar de que, sin duda había practicado esa técnica muchas veces, no sólo falló, sino que además le cogí la pierna. El final es el que impuse yo, machacándole.

    Mientras estuve en ese lugar, sucedieron más incidentes. Un poco después, yo salía en dirección a la puerta, cuando un individuo se puso delante y con su mano derecha sacó una navaja. Se lanzó hacia mí lanzando cuchilladas, intentando rajarme la cara. Le dí una patada muy fuerte en su brazo derecho y chocó contra una taquilla, quedando inconsciente. Estuve mirando la navaja, que era bastante tosca y me marché. Me dijeron que tuvieron que llevarlo al hospital.

    Uno me atacó con un palo que era la pata de una silla pulida con un torno, con mi brazo derecho pude pararle el brazo pero el palo se le escapó y me dió en la cara. Le solté un puñetazo de izquierda a derecha con el dorso del puño que le dejó tirado. Otro me lanzó otra patada y acabé pisándole la espalda. A otro le estuve pisando la cabeza bastante rato y según intentaba levantarse le dí una patada en el estómago que le lanzó un par de metros. Al día siguiente me vino muy afectado preguntando porqué le había hecho eso, decía que sólo recordaba ese momento final, el de la patada, pero no lo anterior y también dijo que había preguntado a los testigos y que todos le dijeron que eso que explicaba no había sucedido. ¿Porqué le dejaron recordar aquello que le afectó pero no lo anterior? Por hacer daño, para que se lo explique a su familia toda su vida, diciendo que le perjudiqué sin motivo. Me disgustó mucho que esa experiencia quizás le marcase. Otro intentó darme un puñetazo y le dí un golpe en el lateral del cuello, otro vino a agarrarme del cuello de la camisa cuando yo estaba en mi cama descansando sentado contra la pared. A ese también le agarré y le estuve dando un buen rato. A dos les lancé contra otras taquillas.

    Fui a salir ya de noche, antes de ir a dormir, y la puerta estaba cerrada. Varias veces me preguntaron por varios incidentes que habían sucedido de noche y dije que yo no era, que de noche no salía. Como había mucha gente en ese cuartel, pues tenían más problemas. El caso es que el furriel se negó a abrir la puerta, la cosa se complicó y estando yo de espaldas, me dió un puñetazo muy fuerte en el costado derecho. Le levanté del suelo y le lancé de espaldas contra el suelo. A otro le dí una patada en la pierna que le hizo caer y a continuación le dí otra patada en la cabeza. A uno le estuve golpeando la cabeza contra una taquilla. No decía nada y tuve la sensación de que no sabía lo que pasaba. Igual era una excelente persona a la que manipularon para meterle en esa situación. A otro le tiré al suelo de un codazo en la cabeza. A otro le tiré al suelo, le dí una patada y le pisé antes de irme. A otro le lancé contra una taquilla e iba a darle un golpe fuerte pero apareció alguien y tuve que dejarlo, por suerte. A otro le estuve arrastrando en el exterior tirando de una pierna y le iba a meter la cabeza en el servicio, que solían estar atascados. Se libró porque un cabo primero vino corriendo… Fui de menos a más, cuanto más me atacaban, más duro respondía yo. Y me dejo más.

    Aclaro de nuevo que yo me llevaba bien con la gente y no provocaba a nadie. Me vino una persona bastante lúcida a pedirme que dejase de agredir a la gente y le estuve explicando que me atacaban a mí, que yo no quería hacer daño a nadie. Esa persona pudo ver uno de los ataques y observó que era cierto. Después estuve destinado en otro cuartel donde tuve algunos incidentes, pero no tantos y no eran necesariamente violentos.

    ¿Porqué los que están detrás actúan de esta manera? Porque les gustan las escenas morbosas, porque si alguien les es contrario, le destrozan. Y si no les sale bien de una forma, lo intentan una y otra vez hasta que esa persona recibe media docena de palizas o por ejemplo, queda arrasado por las desgracias o las enfermedades, y su resistencia o su autoestima quedan aniquiladas… para así enviarles a los demás el mensaje de lo que les va a pasar si se rebelan. Y si tienes familia, ese es su primer objetivo. Ahora imagina lo que les han hecho a personas sin la capacidad para defenderse.

    Si eres digno y no cedes, piensa que la mayoría de los demás están deseando hacerlo. Y pueden estar durante años perjudicándote por encargo a la vez que te dicen cuánto sienten lo que te pasa. Pero esos ya se encontrarán con la realidad, porque una vez entras, ya no hay vuelta atrás. Apestan a podrido y tienen que soportar su propio olor y a sus nuevos amigos.

    Imagina que seas una persona normal y que un día alguien te diga que tienes que pertenecer a una determinada organización y que tú respondas que no estás interesado. Imagina que te digan que tienes que hacer algo por ellos y tú respondas que no tienes porqué hacer nada por ellos. Eso es lo que yo hice en varias ocasiones. Imagina que después, un día cualquiera, se te acerca alguien a quien no conoces y, sin decir nada, te da una patada en el estómago que te deja tirado y que a continuación te da una paliza de muerte. Imagina que en los días siguientes te vienen más personas en grupo y te dan otra paliza, burlándose y tratándote como a una basura. Imagina que todos los días del año varios individuos se turnan para hostigarte y demolerte psicológicamente estando en tu casa, en tu trabajo, en el colegio… Y así tantas veces como les apetezca mientras te preguntan si estás ya dispuesto a trabajar para ellos. Imagina que tienes graves enfermedades una tras otra, como tener la cara deformada por heridas supurantes durante dos años. Imagina que todo en la vida te sale mal y ves que las cosas que suceden están manipuladas. Sin duda pasarías de ser una persona con valores, confianza y autoestima a ser una persona marcada psicológicamente, deprimida, sin confianza en sí mismo y en los demás. Pues eso es lo que hacen y eso es lo que me han hecho a mí durante toda mi vida.

    Ahora voy a explicar uno de los casos que seguro que han empleado muchas veces y seguro que lo siguen empleando. Me resulta desagradable hablar de esto, pero sucede que es frecuente que en mis pesadillas aparezcan elementos de esas escenas que se han quedado grabados en mi psicología. Es seguro que han matado, o han intentado hacerlo, a mucha gente, pero soy yo quien se atreve a contarlo. ¿No te parece que alguien, alguna vez, aunque sea desagradable, debe explicarlo para que se sepa lo que están haciendo?

    Intento de Asesinato N+1: Un Paseo al Más Allá.
    Un día, las alimañas con las que “vivía” siendo yo un niño de unos 10 años, me dicen que les acompañe a dar un paseo con el coche. Era muy raro que fuésemos a alguna parte en el coche. Ya de camino, les pregunto que adónde vamos a pasear y me dicen que vamos “al cementerio”. Yo estaba alucinado pero ellos hicieron algún comentario sobre que era un sitio muy tranquilo para pasear. Se trataba del cementerio de San Isidro de Madrid. Una vez allí, nos ponemos a pasear hacia el fondo del cementerio y yo seguía molesto por esa situación, ya que como le sucede a cualquiera, no me gustan esos sitios.

    Terminando el paseo, se dirigen hacia una tumba que estaba un poco apartada de las demás. Esta tumba se encontraba bastante cerca de la entrada del cementerio a la derecha. Una de las alimañas se sitúa a unos dos metros de distancia de la tumba y la otra se sitúa como a unos 5 metros y se quedan allí con la mirada distraída y sin decir nada. La tumba era de nueva construcción sin nada en el interior. Tenía dos varillas de metal que aguantaban una plancha metálica que hacía de tapa. La tumba estaba abierta a ras de suelo, era profunda de unos 4 metros de altura, bastante ancha por dentro, como del ancho de una habitación, el suelo era duro formado de baldosas oscuras, no era de tierra, y las paredes eran de azulejos blancos baratos. Que recuerde no había algo como una escalera hacia el interior.

    Pasaba el tiempo y ellos seguían allí sin decir nada y yo preguntaba que qué hacíamos en ese lugar, pero ellos no respondían. Como estaba aburrido, me acerqué a la tumba en varias ocasiones y al hacerlo me fijé en que la alimaña que estaba más cerca me miraba interesado. Finalmente, en un momento determinado, me giré dando la espalda a la tumba y quedándome a metro y medio de ella.

    En ese momento, me sucedió algo extraño, similar a un mareo repentino, que me hizo perder mi estabilidad e impulsándome hacia atrás, cayendo rápidamente hacia la tumba. Todo sucedió muy rápido, me dí cuenta de que iba a caer en la tumba y sólo pensé en girar muy fuerte. El giro fue incontrolado y yo no sabía dónde ponía los pies. Por un instante pude ver mis dos pies alineados justo en el borde de la tumba, tengo desde entonces esa imagen grabada en mi mente, y la misma inercia de ese giro me sacó de allí hacia la derecha. No puedo decir que yo sea muy hábil porque en todo momento pensé que iba a caer y sólo puse todo mi empeño en girar.

    Me quedé blanco del susto, miré a las alimañas y tenían una cara de ansiedad e incredulidad extrema al ver que no había caído. Me aparté de la tumba y me quedé mirándoles porque sabía que habían intentado matarme de alguna forma que yo desconocía. En ese momento dieron por terminada la visita al cementerio.

    ¿Porqué no me agarraron entre los dos y me tiraron diréctamente cerrando la tapa metálica? Porque según soy me habría llevado abajo al menos a uno de los dos y como he dicho, son una manada de cobardes asesinos de niños que siempre juega con ventaja.

    No te imaginas qué desesperación es ser un niño pequeño y estar sometido a un gran acoso sin tener a nadie con quien hablar, incomprendido por todos. ¿A cuántos niños y niñas han acosado y asesinado sin que pudieran defenderse? Es horrible, pero esto está pasando a día de hoy, aunque a una persona normal le parezca imposible.

    Si hay algún policía o juez leyendo esto, yo les diría que si están buscando a alguna persona desaparecida, que es muy probable que se encuentre en algún cementerio enterrada en una tumba o más fácil todavía, en una fosa común. Dicen que el asesinato perfecto no existe, pues yo pienso que tirar a alguien a una fosa común es la forma más sencilla de librarse de alguien sin que nadie haga preguntas. Y más, por ejemplo, si el enterrador está compinchado, porque fácilmente podría ser de “Ellos”.

    Nadie ha pensado en algún mecanismo legal que impida que tiren a alguien a una fosa y todos se “olviden del asunto” sin que a nadie se le ocurra comprobar nada? Pues ahí tenemos el asesinato casi perfecto que seguro que han puesto en práctica muchas veces, porque si lo intentaron conmigo es porque les ha salido bien en muchas otras ocasiones.

    Si buscas a alguien desaparecido, pásate a mirar por el cementerio !!

    Me Dejan Bloqueado
    En una ocasión sucedió que yo había decidido no volver al punto de contacto. En este ocasión yo estaba a bastantes kilómetros del lugar y de repente el siguiente fotograma que veo es el de estar frente a los transmisores. Demuestra que pueden controlar a cualquiera y obligarle a hacer lo que sea. Si no cedes a lo que “Ellos” quieran, puedes por ejemplo, pasarte el resto de tu vida en la cárcel. Me puse furioso y quise destrozar el lugar. Lo siguiente que recuerdo es que me dejaron bloqueado sentado en una silla de otra habitación. No había nadie y me quedé a oscuras. Al cabo de un rato estando de esa forma escuché una voz en la misma habitación, donde no había nadie, que me dijo que me desbloqueaban si me marchaba tranquilamente. Dije que vale y al momento podía moverme con normalidad y directamente me fui. Durante ese tiempo podía ver y hablar pero no podía mover nada.

    A veces he leido noticias en las que alguien ha cometido un grave delito y no lo niega, y dice que recuerda estar allí con el arma en la mano y ensangrentado pero no recuerda haber cometido el crimen. Me pregunto cuántos dicen la verdad y son inocentes.

    Otra cosa, cuántos dicen que escuchan voces y es verdad. Pueden por ejemplo, poner algo como un ordenador avanzado que no para de hablarte a la mente con diversas voces malintencionadas, comentando lo que haces en ese momento o cualquier otra cosa. A mí me ha sucedido en el ataque de hace unos años. Y era curioso, porque en cuanto me metía en la cama para dormir, las voces paraban. Puede que tenga que ver con sus normas.

    Veo el Futuro
    Me encontraba en una pensión viviendo, eran sobre las 21h y estaba de pié al lado de la cama pensando en mis cosas. De repente recibí un empujón que me dejó tumbado en la cama. Al momento perdí la visión de la habitación y pude ver la imagen del despacho en el que yo trabajaba. En la imagen me veía a mí mismo sentado en mi sillón frente al ordenador y a la izquierda sentado en su sillón me hablaba el individuo que tenía de jefe. Yo escuchaba mirando hacia la izquierda. La imagen que se mostraba era perfecta lo mismo que el sonido y podía verme a mí mismo desde detrás, donde se encontraba una pared de madera blanca.

    El individuo que tenía de jefe estaba un buen rato hablando y decía que fuese a un determinado despacho a recoger un paquete que allí había y se lo entregase a otra persona de la misma empresa. Pude escuchar con toda claridad y con mucha concentración todo lo que dijo. Cuando terminó de hablar, la imagen terminó y volví a ver la habitación de la pensión. Pensé que era un aviso sobre que me iban a tender una trampa para echarme de la empresa ya que yo tenía problemas con aquel personaje que hizo lo imposible por que me echaran. El motivo era que yo no tenía dinero e iba mal vestido, llegaba y trabajaba muy bien y muy duro pero no lo valoraba ni le importaba. Sólo era una mala persona con mucho tiempo libre y yo era una víctima fácil. Por ahora voy a ahorrar los detalles de aquella muy mala experiencia en aquel lugar.

    Yo pensaba que aquella conversación iba a ocurrir al día siguiente y estuve todo el día tenso esperando la primera frase que yo recordaba muy bien. Sin embargo pasó el día y no ocurrió nada. Entonces pensé que sucedería al día siguiente. De nuevo estuve tenso y de nuevo no sucedió nada. El tercer día yo ya no esperaba nada y trabajaba con normalidad con el ordenador. A media mañana, de repente aquel individuo se pone a hablar, yo le miro y de repente allí estaba exacamente la misma conversación. Estuve escuchando como en la imagen que yo había visto en mi mente. Al terminar, me levanté como si fuese a recoger aquel paquete pero entonces me senté de nuevo y riendo le dije que ese no era mi trabajo y que él mismo podía ir a recogerlo. Estuve un rato riendo y el individuo me miraba muy sorprendido. Me preguntó si alguien me había dicho algo pero no le comenté nada.

    En la siguiente ocasión que visité el punto de control pregunté si habían sido ellos y me dijeron que sí, porque me iban a acusar de entrar en un despacho y llevarme información y me iban a echar de la empresa. Como yo no tenía dinero acababa en la calle. En aquel momento les dí las gracias, pero pensando en aquello, pienso que lo que sucedía era que ellos necesitaban que yo siguiera yendo a verles y si me quedaba sin trabajo seguramente cambiaría de ciudad como hice más tarde y pude por fin librarme de ellos.

    Yo he comprobado de forma cierta que puede conocerse el futuro y te lo he contado.

    Un Problema de Memoria
    Algo que ya he explicado es que pueden hacer que cualquier persona o grupo de personas olviden cualquier acontecimiento. De esa forma se ocultan, entre las sombras de tu mente. Sucedió en una ocasión que yo necesité comprar un televisor para un piso en el que vivía en alquiler. Buscando en el periódico encontré un descampado en el que vendían electrodomésticos que la gente tiraba y ellos reparaban. Como yo estaba mal de dinero fui para allá y estuve hablando con la persona que dirigía el lugar, una especia de barraca, y con sus dos ayudantes.

    Estuve toda la mañana del sábado con ellos, hablando de cosas diversas e incluso estuve tomando un café en un bar y comimos juntos en otro bar. Estuve en casa del dueño de la barraca y conocía a su mujer, porque me ofrecía un televisor en blanco y negro y resulta que en su casa tenía uno de color que no me quería vender. Bueno, pues al final me lo vendió, y ya después de comer, sus dos ayudantes y yo nos marchamos juntos en el coche de ellos a mi casa que se encontraba a bastantes kilómetros de la ciudad. Los ayudantes eran un muchacho de unos 22 años y un individuo de unos 30 años más maleado por la vida. De camino a mi casa, íbamos por una muy usada vía de salida y el tipo de 30 años conducía y yo iba al lado hablando, en el asiento del acompañante. Una de las cosas que estuvo contando es que años atrás, por esa misma carretera, él había estado conduciendo un camión de naranjas y que tuvo un reventón y acabó estrellado, con las naranjas por el suelo. Bueno, pues estuvieron en mi casa, dejaron el televisor y se llevaron una lavadora que no funcionaba. Les pagué 500 pesetas por llevarse la lavadora aunque pedían más.

    Como mes y medio después, tuve que volver de nuevo al descampado porque necesitaba comprar un frigorífico y una lavadora, ya que en el piso de alquiler había una lavadora vieja que no funcionaba y el frigorífico era muy antiguo y se paraba de vez en cuando. Voy para allá y llegando ya se oían las voces del dueño de la barraca y de su ayudante de 30 años hablando dentro. Al pasar, pude ver la lavadora que yo les había dado y que se encontraba en el exterior, con las otras lavadoras estropeadas. El caso es que entré en la barraca sin llamar, porque ya teníamos confianza, y sonriendo les saludo de forma amistosa, porque yo ya les conocía y tenía esa confianza. Ellos se me quedan mirando, con cara de mucho enfado, y me preguntan que cómo me atrevo a entrar sin preguntar. Les dije que yo ya había estado allí, que ya nos conocíamos y que cuál era el problema. Me respondieron los dos que ellos no sabían quién era yo y que qué quería. Me extrañó, pero como lo que me interesaba era la lavadora, porque no podía lavar la ropa, y un frigorífico, pues no entré más en el tema. De nuevo era sábado y de nuevo pasé con ellos la mañana. Por cierto, que estuve mucho tiempo discutiendo por el frigorifo y su importe. También me llevé una bombona de butano vacía.

    Bueno, pues de nuevo después de comer, nos vamos los dos ayudantes y yo a mi casa por la misma carretera. De camino, el muchacho de unos 22 años, que iba detrás, me pregunta que cómo es que les hablaba desde el principio como si les conociera, que les parecía raro. Y les digo: comooo? pero es que no me conocéis? y ellos decían que no, que no me conocían. Entonces voy y les explico con pelos y señales lo que estuvimos haciendo el sábado anterior, dónde estuvimos, de qué hablamos, a quién me presentaron… y ellos estaban callados cada vez más blancos. En un momento determinado, le explico con todo detalle al de 30 años que conducía, todo el incidente del camión de naranjas en esa misma carretera y el tipo estaba pálido. Pasamos todos de la impresión mutua y de no entender nada, a quedarnos de repente meditando callados, pensando qué estaba pasando, porque aquello no era normal.

    Estuvimos bastante callados todos hasta llegar a mi casa. Allí me dijeron, en tono temeroso, que en esos días había sucedido un desagradable incidente con una persona que yo había mencionado en el coche y que el más joven me había presentado en el primer bar al que fuimos el primer día. Yo empecé a atar cabos sobre nuestros problemas de memoria y sobre que pudieron encubrir lo que le hiciesen a esa persona. Incluso les mostré el televisor y ellos lo reconocieron, porque solían ir a casa del encargado de la barraca.

    Brevemente explico que esa persona a la que perjudicaron, no sé cómo porque les pedí que no me lo dijeran, se encontraba en un pequeño bar al lado del descampado, y servía café ya que prácticamente no había nada más que una cafetera. Más que un bar parecía un garito para reunirse. El individuo era muy alto, como de dos metros, y muy fuerte y tuvo una permanente actitud hostil hacía mí. Incluso al entrar, yo entré el primero en el bar apartando una de esas cortinas de tiras de plástico, y como no me conocía, inmediatamente ya salía de detrás de la barra para echarme de mala manera. Como al momento entró el ayudante más joven, se paró y volvió detrás de la barra. Había dos mujeres y una de ellas llevaba el ojo morado, eso me dejó molesto. Quizás aquel individuo había agredido a aquella mujer y en alguna de mis visitas al punto de contacto, yo comenté que había comprado el televisor y quizás ellos vieron toda la escena y para divertirse o entretenerse, como es su costumbre, perjudicaron a aquel hombre.

    He contado que ya el primer día que estuve en el punto de contacto, me amenazaron a través de los transmisores diciendo que no contase nada a nadie porque no sólo me podían matar sino que podían borrar la memoria de cualquiera, por lo que no servía de nada que yo explicase cosas.

    Porqué borraron la memoria de todos menos la mía en aquel incidente? porque si me hubiesen borrado la mía, yo tendría un televisor en el salón que no sabría de dónde habría salido y ellos no se molestaron, y lo suelen hacer, en comprobar en el futuro si yo volvía a aquel lugar. Así que cuando volví inesperadamente a por los electrodomésticos que necesitaba se descubrió el pastel.

    Ellos cometen errores pero es algo muy raro, es como si fuesen máquinas las que se encargasen de los pequeños detalles. No dejan nada al azar, ningún cabo suelto. Piensan en todo, pero aquel día se equivocaron, como se equivocaron tratándome de una forma odiosa sin ninguna necesidad y ahora pagan el precio, aunque sea este estúpido blog que no lee casi nadie.

    Atravieso una Pared
    Como estuve mucho tiempo yendo al punto de control y solía tener discusiones con ellos en las que les llamaba de todo, porque lo merecían ya que para empezar me habían enfermado para después curarme y ganarse mi confianza, pues pasaron toda clase de cosas.

    Esto sucedió en la época final en que fui a verles. Hay que tener en cuenta que hablábamos con normalidad pero a ellos les gustan mucho las bromas de mal gusto y todas las cosas macabras. En aquella ocasión me dijeron que iban a hacer un experimento. Yo me encontraba sólo frente a los transmisores y detrás tenía una pared que daba a la calle. Me dijeron que esperase porque estaban ajustando unas cosas. Tuve que esperar unos 20 minutos. En ese tiempo estuve comentando que tenían que terminar porque la energía de los transmisores me afectaba y yo comenzaba a actuar de forma excéntrica, lo que facilitaba que las conversaciones fuesen disparatadas y acabasen en bronca.

    Por cierto que al parecer solo a mí me afectaba la energía de los transmisores de esa forma. Ellos hacían algunos comentarios mientras pasaba el tiempo, como si estuviesen ocupados con algo. Al final me preguntaron varias veces si estaba preparado, pero no me decían para qué. Yo decía que sí y ellos decían: ahora !! y no pasaba nada y se reían y después de varias veces en plan broma de repente recibí un impacto tremendo que me lanzó hacia la calle, atravesé la pared sin romper nada ni notar nada, pasé por encima de una acera y por encima de la parte delantera de un coche que había aparcado y caí en el asfalto de espaldas. El impacto fue duro pero no me hice nada. Lo que tenía era un cabreo impresionante. Volví hacia allí y les estuve diciendo que eran unos gallinas con tecnología y me marché. Te puede sonar raro pero es lo que sucedió. Lo vió una persona que había en la calle y se me acercó con cara de estar impactado. No le pude sacar una foto con el móvil porque no existían los móviles.

    Me persiguen los Zombies
    De todas las malas experiencias que he vivido, esta es una de las peores. Sucedió en varias ocasiones al principio de conocer a esta gente. En diversas ocasiones al salir a la calle, podía pasar que de repente la gente comenzase a actuar de forma extraña. Por ejemplo, se agrupaban y me señalaban o de repente alguien que paseaba tranquilamente se me abalanzaba y me cogía o la gente que estaba haciendo lo que fuese, lo dejaba y me perseguía a la carrera. Esa situación en la que todos te persiguen como zombies es muy opresiva. Si yo por ejemplo, cogía a alguno de ellos y le tiraba al suelo y le inmovilizaba o le iba a hacer daño, entonces dejaban de manipularle y el individuo me preguntaba que qué le estaba haciendo. Yo decía que había sido él el que me había atacado y la persona solía mirar si le había robado la cartera. En ese punto, en ocasiones el individuo volvía a perseguirme y así sucesivamente.

    Uno de los días me perseguía un grupo de gente. A ellos se les unió un coche de policía. Tuve que empujar a un hombre que me cerraba el paso y entrar a la carrera en un parque. Cuando yo estaba ya disimulando mientras paseaba, por un camino venía un hombre que se me abalanzó de repente y tuve que tirarle al suelo. Había dos jardineros que comenzaron a correr detrás de mí. En un momento dado, había una carretera muy transitada con los dos lados separados por un separador metálico uno de cada lado de la vía. Crucé la vía con el riesgo que había y me subí allí y estuve de pié bastante rato. Los coches pasaban por ambos lados y yo allí de pié. La gente de los coches me miraba con cara de alucinados. Al final bajé, crucé una vía y me marché.

    El día que pude ir al punto de contacto les dije que si volvían a hacerlo no volvería por allí. Lo hicieron más veces pero de forma más esporádica y puntual. Por ejemplo, pueden hacer que una persona cualquiera se acerque y te pregunte algo o que te persiga de repente. Era fácil que sucediese después de ir al punto de contacto. Se vé que les parecía que la fiesta podía seguir un poco más o quizás algo no les había quedado claro y podía pasar que una persona cualquiera se me acercase para preguntarme algo relacionado con algo que yo acababa de comentar en el punto de contacto.

    Es en esos momentos, cuando te están persiguiendo, cuando te das cuenta de que pueden hacer que te persigan y te hagan picadillo sin que nadie haga nada por evitarlo para después hacer que la gente se marche y borrarles ese recuerdo. Los restos que queden los pueden recoger los del camión de la basura, o uno de sus ayudantes o la misma policía para deshacerse de ellos y que nadie vuelva a preguntar nada nunca y sea como si nunca hubieses existido.

    Con esto demuestran que todo el mundo es vulnerable y que no podemos hacer nada contra este tipo de medios. Pueden arruinar a cualquiera y no puedes evitarlo. Nadie te va a creer si lo cuentas y si te creen, no van a querer involucrarse arriesgándose a que les suceda lo mismo, luchando contra algo que es millones de veces superior en medios.

    Servicio de Mantenimiento
    Ya he explicado brevemente que una de las veces en que me han atacado ha sido hace unos 12 años. En esa ocasión comenzaron a suceder multitud de cosas diariamente en mi casa, de día y de noche. No he explicado nada todavía porque tendría que ser un capítulo aparte muy extenso y no me he planteado ahora abordarlo.

    Sólo quiero explicar ahora que una de las noches noté un peso en mi cama y a alguien como de un metro avanzando. Se notaba que era alguien similar a un ser humano, con manos y pies. Noté como si se introdujese dentro de mí. A partir de ese momento, tenía un peso adicional de unos 4 kilos que se notaba bastante al andar. Al cabo de unos días ese peso desapareció, afortunadamente. Durante esos días y durante horas por la noche, recibía la visita de otra energía que es como un servicio de mantenimiento. Siempre actuaba como una máquina, de forma sistemática, en los ojos y en los dientes. Se notaba claramente un fuerte cosquilleo en cada ojo durante bastantes minutos, para a continuación desaparecer y empezar en el otro ojo y después en cada uno de los dientes, diente por diente. Pasaba siempre de un diente al contiguo.

    Como he conocido a bastantes podridos, he llegado a la conclusión de que se trata de un servicio de mantenimiento que les quita los defectos visuales y las caries. Suena bastante exótico pero es que es así. En una ocasión siendo adolescente, comenté a una pareja de “Ellos” que yo tenía la boca llena de caries. Uno de “Ellos” miraba sonriente a la otra de “Ellos” y en voz alta y resaltándolo mucho decía: Tienes caries? para después afirmar que eso se podía solucionar muy fácil y que lo que le extrañaba era que no se hubiese arreglado ya. También decía que “Ellos” dos no tenían caries. He estado haciendo memoria y no recuerdo ahora a ninguno de los que he conocido de “Ellos” que emplee gafas o tenga caries visible. Esto no significa nada porque no se trata de un estudio exhaustivo, así que no te confíes.

    Por cierto, que su servicio de mantenimiento hizo que a ratos viese mejor, porque tengo fuerte miopía, pero después todo volvió a como estaba y las caries siempre las tuve. Así que debe ser que necesita tiempo y digamos que es un servicio a mejorar.

    Durante años, cada noche recibía la visita de varias máquinas cuyo funcionamiento ya conocía perfectamente. Una tenía un zumbido cuando llegaba y se movía lentamente hasta situarse sobre el suelo al lado de mi cama. En ese momento el suelo retumbaba como si la máquina fuese muy pesada. Otra era un escanner. Se notaba una linea que cruzaba lentamente en horizontal desde los pies hasta la cabeza, pero no se veía nada.

    Todo esto te sonará a chino, pero si quisiera inventarme algo sería menos original y no estaría tanto rato escribiendo para nada. Porque, cuanto te ha costado este relato? nada? pues eso.

    Las Voces son Reales
    El último gran ataque que he tenido, y que ha durado muchos años, comenzó un día de hace unos 15 años en que yo me encontraba sentado tomando tranquilamente el sol en una plaza del lugar donde vivo. Era media mañana de un día laborable, y en un momento determinado, comencé a escuchar unas voces en mi cabeza. Voy a explicar lo mejor posible cómo fue aquel momento. Las voces eran de varios individuos, hablaban es castellano, no se escuchaba ningún ruido de fondo, por los que el sonido era muy claro. Las voces pertenecían a varios muchachos jóvenes, una mujer de unos 35 años y a un hombre de edad madura que hablaba con tono prepotente, como si fuera el jefe. El ambiente de la comunicación era el propio de un grupo de individuos que, de repente deciden conectar con alguien, como por ejemplo, si un grupo de persona coge una radio desde un barco en el mar y conecta con tierra. La actitud de los invividuos que emitían esas voces, el numero de integrantes en la conversación y el tono que emplearon coincide completamente con los individuos que he descrito con anterioridad como el tal “dios”, la tal “virgen” y un grupo de muchachos jóvenes que suele intervenir cuando hablan el primer mencionado o los dos anteriores. Son las mismas voces que yo escuchaba años antes cuando me desplazaba hasta los transmisores.

    Como he explicado, yo sólo puedo decir lo que me ha sucedido, pero no sé realmente quiénes están detrás de todo esto. Es decir, que esas voces pueden ser de individuos identificables, o puede por ejemplo, tratarse de una especie de ordenador fabricado por alguien con unos conocimientos que desconocemos la mayoría de gente en la actualidad y que se conecta con la gente vía mental y genera voces y diálogos simulando ser un grupo de personas. No deberíamos sorprendernos de que sea posible conectarse mentalmente con alguien, porque el cerebro en un transmisor y un receptor y lo único que se necesita para hacerlo funcionar empleando toda su capacidad, es que se nos indique cóno se hace, cosa que no sabemos la mayoría. Es como tener el aparato de comunicación pero sin saber cómo se utiliza. Quién puede decir que en el futuro, o en la actualidad y conocido por unos cuantos, no se descubrirán la mayoría de conocimientos que ahora no tenemos sobre el cerebro, el gran desconocido.

    En los días siguientes, en momentos determinados, volví a escuchar estas mismas voces. Voy a contar algo muy curioso. Cuando alguien iba a hablarme, un segundo o dos antes, en mi mente escuchaba perfectamente una especie de sonidito melodioso. Era como un avisador de que alguien iba a hablar. Que alguien te hable a la mente sin permiso es totalmente invasivo de la privacidad y demuestra una total falta de respeto hacia esa persona. Imagino que se comunican de esa forma con sus secuaces humanos y se habrán quejado de que les hablen directamente sin avisar, por eso deben de haber puesto el sonidito. Es curioso y demuestra hasta qué punto lo tienen organizado. Esto te debe sonar a broma, pero es cierto. Te aseguro que no tengo tanta imaginación ni me esforzaría tanto en explicar todo esto si no fuera cierto.

    Como he explicado, yo mismo he hablado varias veces con varias personas empleando la mente. Lo único que hay que hacer es vaciarla de pensamientos y centrarse en la respuesta, pero no sé como conectar con alguien. Que antes de hablarme empleen ese sonido, que no había escuchado antes, evidencia que en alguna ocasión hay una máquina interviniendo en la comunicación o, y ya me parece más extraño, que tengan ese sonido como pregrabado en la mente y lo activen. Le doy vueltas a esto porque como he dicho, siempre he pensado que eran extraterrestres empleando tecnología, aunque el tal “dios” me dijo en varias ocasiones que es un ente. Podría ser enegía inteligente o todo a la vez. Son tan embusteros y todo es tan complicado que no sé cual es la verdad.

    Estas voces eran malintencionadas, hablaban en tono imperativo y jocoso y aprovechan ese momento de sorpresa y confusión en el que sitúan a la persona a la que abordan mentalmente, para imponerse sobre esa persona y llevarla a la situación que pretenden. No se trata sólo de gente que te está hablando claramente a la mente, se trata de alguien que ha hecho lo mismo muchas veces y emplea una estrategia bien definida para imponerse en ese momento.

    Voy a centrarme en este día, que es representativo de muchas situaciones que he vivido, para definir la actitud de cada uno de los intervinientes. Los muchachos jóvenes son los que hacen el mayor número de comentarios con una actitud malintencionada o malvada y tono jocoso, disfrutando del perjuicio que estén causando en ese momento. El tal “dios” con actitud de jefe mafioso, imperativo, con voz clara y fuerte, es el que dirige la conversación. La mujer, que es la tal “virgen” y así es como se presentaba cuando yo hablaba desplazándome hasta los transmisores, es la que hace menos comentarios, con un tono agradable y una actitud de “seguir el juego”, sin oponerse ni fomentar en ningún momento pero también como disfrutando o admitiendo ante cualquiera que sea la situación, por odiosa e intolerable que sea.

    Este tipo de situaciones las he vivido muchas veces ante los transmisores años atrás, otros días la situación era más normal y otras todavía más negativa. Una cosa que tienen en común todas las situaciones, es que cada uno de los personajes siempre está en su papel para ese momento, como si no fuesen personas y fuesen máquinas, ya que una persona puede olvidarse de su papel, puede cambiarlo, puede actuar diferente en diferentes situaciones.. pero estos personajes siempre actúan de una forma muy similar y buscan unos objetivos muy concretos. Lo mismo sucede cuando por ejemplo, tienen que tapar algún asunto interviniendo sobre diferentes personas o cuando desencadenan una serie de acontecimientos en el futuro en los que hay que actuar de forma puntual en diversos momentos de diversos años, que puede ser en un día determinado y en segundo exacto. Siempre lo hacen de una forma como perfecta, sin dejar cabos sueltos. Y eso no es propio de una persona por evolucionada que sea, sino que es más propio de una máquina ser siempre exacto.

    Muchas veces, cuando ha habido un suceso, hemos escuchado a la persona responsable decir que escuchaba voces en su cabeza. Yo no sé qué voces son esas lógicamente. Quizás en algunos casos se trate de personas que tienen un problema psiquiátrico, pero si a mí me ha sucedido en varias ocasiones, y lo he podido verificar con sumo cuidado, quién nos dice que seguramente en algunos casos esas voces existieron realmente y que fueron las inductoras de esos sucesos. En otras ocasiones hemos escuchado a esas personas reconocer los hechos en sí, sin intentar evitar la sentencia, pero insisten en que no recuerdan una parte del hecho. Quizás en algunos de esos casos también se trate de un problema psiquiátrico, pero quizás en otros casos realmente les manipularon y les borraron una parte de los acontecimientos para perjudicarles e impedir que los evitaran y que posteriormente puedan defenderse de las acusaciones. Es decir, que es muy posible que muchas personas se encuentren encarceladas de forma injusta porque realmente han sido manipulados.

    Recuerda que yo sólo te lo cuento, no intento convencerte de nada. Sólo he dicho desde el principio que todo lo que explico aquí es cierto, que me ha sucedido a mí. Tú puedes pensar que todo el que habla de esta forma es un probre loco y así durante toda la eternidad sin dejar espacio a ninguna otra posibilidad o puedes pensar que en algunos casos puede ser cierto y que simplemente no sabemos los detalles.

    Vuelvo a mi relato para explicar que escuchar voces en la mente y, sobre todo si son malintencionadas, opresivas, mafiosas y desarrollan una estrategia muy definida para imponerse, es una de las peores situaciones en las que puede verse cualquier persona, y que sólo por eso, esa persona se merece mucho respeto y consideración, ya sea porque tiene un problema médico psiquiátrico o bien porque esas voces existieron realmente. Imagina por un momento, es una hipótesis, que esas voces las emitiese una especie de ordenador y que ese ordenador estuviese emitiendo esas voces constantemente cada día del año durante años en la mente de una persona, como quien deja un programa funcionando durante años en un ordenador. Eso es lo que afirman muchas personas que les ha sucedido. Es una forma que tienen de perjudicar a alguien que les molesta o que no les sigue el juego. Pero sobre todo piensa en el padecimiento que ha tenido que sufrir esa persona. Cuando estos individuos deciden perjudicar a alguien, y lo pueden hacer por cualquier motivo real o inventado o por puro entretenimiento, esa persona puede desde suicidarse a tener un “accidente” inmediato o una docena de accidentes uno tras otro, puede ir a la carcel acusado de cualquier cosa, lo que ellos quieran, o puede ir a un psiquiátrico o puede ser que le coman las enfermedades, incurables además, que es lo que me ha pasado a mí entre otras muchas cosas, todas malas.

    Como digo, he escuchado voces en alguna otra ocasión, incluso interviniendo alguien diferente. En algunas otras ocasiones las voces las he escuchado en la habitación en la que me encontraba en un piso en alquiler, en la calle y en dos lugares donde estuve trabajando. Lamentablemente, no solo yo he escuchado esas voces, sino por ejemplo, recuerdo el caso de un muchacho que era un conocido mío, no quiero contar los detalles, pero un día salió la conversación sobre si yo creía en los extraterrestres y le hice algún comentario en sentido de que era posible que existieran. La conversación fue a más, y yo le conté algo de este asunto. Nunca le he contado nada a nadie hasta ahora, a excepción de en esa ocasión, en la que por algún motivo que no conozco, yo no quería hablar de eso pero volvía al tema una y otra vez y este muchacho además no paraba de insistir en que le contase más. El muchacho se interesó hasta incluso acuciarme en los días siguientes de mala manera para que le contase más cosas.

    Le dije que no insistiera porque todo esto era muy malo, al menos lo que yo había conocido. Unos días después me llamó diciendo que escuchaba voces en su casa, donde se encontraba solo, estaba muy angustiado y me preguntaba si yo podía decirle qué hacer. Me preguntó si yo escuchaba esas voces en ese momento a través del teléfono y le dije que sí, que era imposible que no las escuchase. Era como si estuviesen haciendo una fiesta tremenda en su casa. Se escuchaba a muchos chicos jóvenes riendo y hablando. El muchacho insistía en que allí no veía a nadie y que no era la radio. Me dijo que no había tomado nada, porque yo se lo pregunté varias veces. Estuvimos hablando mucho rato. Colgamos la llamada varias veces y yo pedí permiso en el trabajo para ir a su casa explicando que había un conocido que se encontraba mal. Le llamé yo de nuevo como dos veces más y el también me volvió a llamar. En total como cinco o seis veces nos llamamos y en todas las ocasiones ese ruido tremendo de gente lo pude escuchar a través del teléfono. Vamos, que no es que yo oiga voces en mi cabeza en alguna ocasión, es que lo oía un conocido en su casa y yo también pero por el teléfono.

    Después supe, porque me lo dijeron ellos, que lo habían hecho porque, resumiendo, el muchacho estaba insistiendo en conocerles. Cualquier excusa es buena para ellos y aprovechar el momento. Primero me tantearon preguntando si podían hacer algo contra él, para poder responsabilizarme a mí. Dije que de ninguna manera y además dije que si molestaban a un conocido mío, la relación se terminaba en ese momento y me marché. Llamé a este muchacho y se lo expliqué, diciéndole que ya no tenía yo nada que ver con esa gente. Me borraron la memoria de nuevo y seguí yendo. Era una situación totalmente odiosa. Como he dicho hace unos años me atacaron de una forma tremenda y los recuerdos que tenía bloqueados aparecieron junto con multitud de recuerdos falsos. Hicieron lo imposible por enviarme a un psiquiátrico y los daños que me ocasionaron en mi organismo todavía los tengo.

    Lo que hicieron en casa de este muchacho es su típica forma de actuar. Atacan de repente a una persona que está sola, siendo muchos individuos los que hostigan desde todas partes y no puedes ver a nadie. Puedes caer en una situación mental límite de la que ellos puedan aprovecharse para vejarte, para aniquilar tu autoestima, tus defensas y tenerte a su servicio por miedo o directamente para asesinarte. Ya he contado que una energía que es “otra persona” toma el control del organismo y la persona que ocupaba ese cuerpo deja de existir. Porqué no lo matan directamente? puedes preguntar. Porque ya he dicho que siguen un juego, con unas normas que sólo ellos conocen, de esta forma se autojustifican cuando se les echa en cara el daño que causan (si te atreves a echarles algo en cara, cosa que yo he hecho muchas veces). Con normas o sin normas, casi siempre ganan porque tienen casi todos los medios y seguir un juego les produce más diversión. Pero, es que eso también lo que hacen los seres humanos con los animales. Las personas dicen, por ejemplo, que tratan bien a los animales. Claro que sí, para matarles. Es que necesitamos comer, dicen. Pues come otra cosa, como hago yo, que no como carne. Es la misma situación solo que, en el campeonato de gente odiosa, alguien va ganando a los seres humanos.

    Pienso que todo esto obedece a una estrategia de alguien que está detrás y pretende mantener a los seres humanos abajo para ellos estar arriba y poder beneficiarse abusivamente de seres indefensos. Necesitan gente más inteligente que los animales para tener fábricas y edificaciones y poder producir cosas y el ser humano es ideal en ese aspecto. Me he preguntado incluso a veces, si parte de lo que producen las fábricas estará yendo a parar a algún otro planeta, por que tienen gente en todas partes y sobre todo, con mucho interés en los puestos de poder. Y ahora, si algo de esto te sucede a tí, ve a quejarte a la policía, verás que todo queda en nada y acabas mal. Porque allí nadie te va a creer y además tienen gente. El mismo policía que te atienda puede trabajar para ellos o pueden manipularle la mente y pueden decirte cualquier cosa empleando a esa persona. Es de locos, ya lo sé, pero es que me a pasado a mí, entre muchos otros. Puedes pensar que todos estamos locos, pero el problema no va a desaparecer, ya me gustaría a mí. Si encuentras el remedio, avísame, porque lo que pretendo con este blog es informarte para que puedas defenderte y para que tú después me informes a mí.

    Anécdotas Más Que Breves
    En una ocasión me encontraba con unos amigos en la calle y había allí mismo un muchacho a quien no conocía. Pregunté a los demás de quién se trataba y decían que no le veían ni le escuchaban aunque yo le hablaba y me respondía. Le pregunté si podía dejar que le viesen y después de insistir lo hizo y todos corrieron muy asustados. Me lo encontré de nuevo en los días posteriores en la calle y decía que no le tocase. La gente me miraba hablando solo. Una señora se me quedó mirando, le pregunté si le veía y dijo que no. Me interesó mucho un jersey que llevaba porque tenía un diseño muy delicado, me gusta fijarme en esas cosas. Le dije que dónde lo había comprado porque allí no lo vendían. Dijo que se lo había hecho su madre y que había vivido allí hace muchos años. Más tarde supe que lo que quería era parasitar mi vida.

    En otra ocasión años después yo estaba sentado frente a una tienda y se me acercó un muchacho de unos 20 años y nos pusimos a hablar. Dijo que era un ángel. Le pregunté si quería decir que se llamaba Angel y dijo que no. Le estuve echando la bronca porque era muy pesado haciendo preguntas y yo le decía que se marchase a otro sitio y no se iba. La chica de la tienda y su jefe me miraban sorprendidos porque al hablar yo hacía muchos gestos y se suponía que yo estaba sólo. Le dije si podía mostrarse y cuando lo hizo, la chica corría por la tienda y estaba espantada, su jefe no miraba en ese momento. La chica hacía señales preguntando si era algo relacionado con ella y yo decía que no, que siguiese con sus cosas. Yo soy agnóstico y no creo en ninguna religión por lo que no puedo entender ni me dicen nada los comentarios de tipo religioso.

    En otra ocasión, frente al transmisor que empleábamos, se apareció un muchacho también de unos 20 años, muy bien vestido de traje con cara como de paleto rico de pueblo, me soltó un golpe en la cara y dijo “subidme, cabrones” y desapareció. No me quedé muy contento y le dije por el transmisor que volviese, porque quería decirle una cosa. Se burlaba y decía que no. Varios de ellos me han dicho que no les toque por lo que podrían ser una imagen proyectada pero desde luego éste era sólido.

    En otra ocasión, yo me encontraba en Segovia trabajando. Yo estaba en una sala bastante amplia con otra persona, pero esa persona solía no estar muchas veces. Durante un tiempo estuve escuchando dos voces, una era la del tal “dios” y la otra la del tal “diablo”. Esas voces se escuchaban perfectamente y yo respondía de forma normal hablando. Si iba a entrar alguien en la sala, las voces se callaban. Las voces me estuvieron hostigando con sus comentarios y preguntas, además parecía que querían que yo les entretuviera porque estuvieran aburridos. Se ayudaron de gente de la empresa que colaboró con ellos, hostigándome de forma insistente día tras día. Unos de los días, estaba yo sólo cuando el tal “diablo” me dijo si me podía poner de pie. Lo hice y comencé a subir en el aire lentamente hasta una altura como de metro y medio. La sensación al subir era como de peso hacia abajo, como cuando estás sentado en un avión y despega. Entonces me soltó de repente y caí al suelo. No me dijo para qué lo hizo y no me hice daño aunque los tobillos se resentían por el impacto. Mientras subía, no se escuchaba ruido ni se veía ninguna luz de ningún mecanismo, ni noté frío o calor, ni algo que me cogiera para subirme. Simplemente subía en el aire sin más. Así que yo intentaba hacer mi trabajo intentando llevar una vida normal, con muy pocos recursos económicos y una enorme falta de suerte y encima no paraban de hostigarme.

    Están Fabricando Clones?
    Me han sucedido varias anécdotas que me han llevado a preguntármelo. Los medios que tienen son muy avanzados y fabricar clones sería para Ellos bastante fácil y lógico.

    En una ocasión hace unos quince años, estaba sentado al lado de donde vivo y se me acerca un individuo y se pone a hablarme como si me conociera. Cuando le respondí diciéndole que no le conocía, estuvo bastante rato insistiendo en que me conocía muy bien y que no disimulase, pero como yo insistía en que no sabía de qué me hablaba al final me dijo que yo era exáctamente igual a alguien que vivía cerca menos por la voz, que era diferente. Dijo que no me moviese de allí porque iba a buscar a esa persona para contárselo. Esperé a que se alejase para marcharme, ya que todo aquello no me sonaba bien.

    Me dijeron lo mismo en otra ciudad muchos años antes. Cuando yo estudiaba en el instituto, delante de mí se sentaban dos personas que durante unos días me decían que porqué no les saludaba cuando ellos iban al bar donde yo trabajaba. Yo les decía que yo no era esa persona y que yo no trabajaba en ningún sitio, pero ellos no se lo creían. Durante días estuvieron insistiendo diciendo que habían vuelto al bar y que yo seguía sin querer hablar con ellos. Yo de nuevo decía que no era yo y que se equivocaban, pero me miraban desconfiadamente. Finalmente me dijeron que habían hablado con esa persona y que se habían dado cuenta de que era otra persona que era idéntica a mí, pero que no era yo, y no insistieron más.

    Porqué hacer que un clon se traslade a vivir cerca de mi casa? Por ejemplo para que, en un momento determinado según su conveniencia, ese clon cometa alguna ilegalidad para después acusarme. Hace bastantes años manipularon una situación para poder acusarme después y que yo acabase en la cárcel. Pude escapar por muy poco. Como explico, si no les haces el juego o si alguno de los secuaces se fija en tí, puede pasarte cualquier cosa. Porqué hacer que un clon se traslade a vivir cerca de mi casa? Por ejemplo para que, en un momento determinado según su conveniencia, ese clon cometa alguna ilegalidad para después acusarme. Hace bastantes años manipularon una situación para poder acusarme después y que yo acabase en la cárcel. Pude escapar por muy poco. Como explico, si no les haces el juego o si alguno de los secuaces se fija en tí y lo comenta con sus compinches, puede pasarte cualquier cosa.

    En otra ocasión estando en el ejército, en un cuartel donde éramos muy pocos, había una persona que era muy particular de trato y con unos gestos muy propios. Se licenció y a los pocos días llegó un nuevo reemplazo. Uno de los soldados era exáctamente igual al soldado que se había ido. Tenía un hoyuelo en la barbilla y en todo era igual, incluso en los gestos y en la forma de llevar la gorra. Sólo su forma de ser era diferente. Este soldado que había llegado nuevo me preguntó en varias ocasiones con mucho interés y al final me insinuó con tono amenazante que yo sabía demasiado.

    En otra ocasión, supongo que muchos lo recordarán, provinientes de un país extranjero llegaron en masa a España muchachos jóvenes rubios, todos bastante parecidos, para promover una determinada religión que pienso que no prosperó. Muchos se los habrán encontrado por todas partes. Me he preguntado en ocasiones cómo se puede conseguir tanta gente parecida en aspecto y edad de una forma tan masiva. Son sólo sospechas.

    Hace unos seis años, volvía a mi casa, y de lejos pude ver a un individuo que me miraba aténtamente. Al acercarme, el individuo seguía mis pasos en paralelo a una distancia de unos dos metros. Esa persona era exactamente igual a mí sólo que se notaba que disponía de abundancia de recursos en comparación a mí, que soy pobre. Me detuve y le estuve mirando diréctamente con detenimiento, pero ese individuo debió presentir que no iba a haber una conversación serena y se marchó. Desentonaba completamente con el barrio humilde en el que vivo y su actitud era como de: “bueno, ya he visto a ese pringado y también he visto dónde vive, cosas de la vida, ya me puedo volver a mi rancho en… (algo me decía que era extranjero) a seguir disfrutando de los recursos que se ha ganado, pero que yo disfruto”. Ese individuo sabía quién era yo y dónde encontrarme. Pero no sólo eso, es que no salgo casi de casa y puedo llegar al portal por cuatro caminos diferentes. El individuo se encontraba a cien metros del portal esperando justo en el momento en que yo llegaba y desde lejos ya me miraba sabiendo por dónde llegaba yo. Siempre he pensado que era una burla de Ellos. Como no pudieron convencerme, no han dejado de robarme y de perjudicarme y han fabricado clones que se me parecen y que trabajan para Ellos. Supongo que como burla dicen que como no han podido comprarme, le han dado mis recursos al que más se me parece. Cada vez que paso por el lugar donde le ví, me acuerdo de ese individuo y digo algo cómo: “dónde estará ahora Giogio Armani con mi dinero?”

    Piensa que, como conocen parte del futuro, incluso pueden deshacerse de alguien que sepan que se les va a oponer o que les moleste y sustituirle empleando un clon. Todo esto te puede sonar a ciencia-ficción pero es que yo he tenido a un clon a dos metros y le he visto y era exacto a mí y crear clones en este momento no es ningún problema, ni siquiera para el ser humano. Piensa ahora en lo que pueden hacer unos extraterrestres malvados y que nos lleven algunos siglos de ventaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s