Algunos Consejos

  • Algunos Detalles y Consejos
    Estos consejos seguramente son un poco rudimentarios pero se basan en mi experiencia y en informaciones que los propios secuaces de “Ellos” me han dado. Siento no tener mejor información y más técnica, porque no me gustan estos apaños caseros.

    Contaminaron mi casa con energía y dispositivos de energía hace unos 12 años. He aprendido algunas cosas pero todavía tengo dos habitaciones contaminadas.

    Piensa que han encontrado la forma de estar en la dimensión 4, al menos parte de ellos, y el resto tiene medios que les han dado. Nosotros estamos en la 3 y podemos interacturar con la 2 y la 1. Si en la 2 tocamos algo, un ser que viva allí puede ser consciente de que ha habido un cambio en su mundo pero no puede ver la mano de la dimensión 3 que ha producido el cambio. Pasa lo mismo con los fenómenos paranormales que vienen de la dimensión 4. Podemos ver que algo se mueve pero no podemos ver quién lo mueve a no ser que ellos así lo quieran porque saben hacerlo técnicamente. Ellos pueden acceder a cualquier lugar de nuestro mundo sin que les veamos pero siguen un juego que tiene un código y sus secuaces, que son personas, están limitados a ese juego y código. Por lo tanto, hay que dificultarles o impedirles que nos perjudiquen.

    Los objetos impregnados con energía “Ellos” permiten a los agentes “no físicos” o energias de “Ellos” introducirse en el lugar y ver o escuchar lo que sucede. Pueden perjudicar físicamente a la gente del lugar. Normalmente no te vas a dar cuenta salvo en ocasiones puntuales. Por ejemplo, me ha pasado que he notado un peso si se sientan al lado, puede notarse incluso si nos tocan, se les nota incluso si pasan al lado. En ocasiones se nota como una “oleada de frio” cuando llegan. Suelen activarse más de noche aunque de día también pueden actuar. Normalmente no se les detecta porque son como energías ocultas “a la espera”. Lo más normal para que me entiendas, es que sea un vecino que trabaja para ellos y que te está espiando a través del objeto contaminado.

    La energía que impregna los objetos se quita con lejía empleando guantes de goma. Qué mejor que tener la habitación limpia. La pared también hay que limpiarla con lejía. Una vez terminado, hay que tirar a la basura los guantes. Esto es seguro que es muy bueno. Es una buena idea, que una vez limpiado lo mejor posible, pintes la habitación y la casa si puedes.

    Sospechar de los lugares en los que se nota una sensación chispeante en el cuerpo o se nota una “oleada de frío”. Salir de esa habitación porque se encuentra contaminada. En caso de no poder cambiar de habitación, cerrar la puerta. En ocasiones la energía se queda fuera. Si se nota esa sensación al pasar cerca de un objeto, tirarlo a la basura de la calle, intentando no tocarlo y lavarse las manos. Si al comenzar el sueño notamos como “un toque chispeante” normalmente en la planta del pie, en un lateral del cuerpo, en todo el cuerpo o en la cabeza es como una señal de que la energía se encuentra en ese lugar. Al llegar el día se suele notar un “toque chispeante” o como una especie de “pensamiento de despedida”. Si es una frase, suele no tener ninguna utilidad y suele no entenderse lo que dice. Durante años he tenido contaminadas todas las habitaciones de la casa pero me dí cuenta de que el único lugar sin contaminar era el balcón. Si necesariamente debemos tener un objeto sospechoso de otra persona, es mejor dejarlo en el balcón, sobre todo de noche, porque es cuando parece que muchos de esos dispositivos se activan con más frecuencia. Como ejemplo, yo he tenido un portátil contaminado de otra persona y de día no había problemas aunque tenía una sensación de sospecha. Pero de noche, justo al apagar la luz notaba una oleada de frío que venía de ese objeto hacia las plantas de mis pies. Al sacarlo de la habitación al balcón se solucionaba ese problema. Muchos de esos dispositivos de energía con los que contaminaron mi casa, se activaban justo de noche nada más apagar la luz pero otros estaban activos todo el día.

    Mucha gente que trabaja para Ellos se dedica a intentar colocar objetos contaminados en casa de otras personas. Intentan que tengas algún objeto suyo o un determinado compuesto químico siempre en la habitación donde duermes. Sé que uno de los motivos es porque atacan de noche con preferencia y necesitan algo que ayude a conectar o a situarse en el lugar donde se encuentra el individuo al que atacan. El compuesto químico de alguna forma les ayuda a lograrlo. Por ejemplo, te pueden decir que compres en la farmacia unas pastillas, pero sobre todo te insisten en que las tengas en tu habitación, más que insistir en que te las tomes. También siempre suelen intentar que te tomes determinadas plantas como infusión. Cuando llegué al piso donde vivo, durante meses estuvieron diversos vecinos, incluso no de la misma escalera, intentando insistentemente entrar en mi casa con diferentes excusas. Al principio se presentaron dos mujeres de otra escalera que lograron entrar preguntando si les podía dar algo de los anteriores inquilinos que yo no quisiera y mientras una me entretenía, otra se metió en mi habitación y no sé qué hizo.

    En una ocasión una compinche curandera de “Ellos”, que me perjudicó mucho, me dijo que debía tomar unas determinadas hierbas porque eso le ayudaba en mi tratamiento. La primera vez no la hice caso y al regresar a verla por segunda vez, nada más tocarme y sin preguntar nada se enfadó mucho y dijo que no lo había tomado, y era cierto que no lo había tomado.

    La conclusión que debéis sacar es: siempre limpiar la casa de objetos que os hayan regalado y de cartas que os hayan enviado. Pensad a partir de qué momento comenzaron los problemas y qué novedades hubo en ese tiempo. También hay que librarse de todos los compuestos químicos posibles de la casa, por ejemplo en la cocina hay que tener el mínimo número de limpiadores. Y sobre todo mantener muy limpia la habitación donde duermes.

    Una cosa importante es tener las ventanas abiertas por que la energía contaminante, no todos los tipos, puede salir al exterior sobre todo si hay corrientes de aire. Yo en un momento determinado me dí cuenta de eso y pude limpiar parte de mi casa sólo abriendo las ventanas los días de viento. En esos días al salir a la calle notaba cerca del edificio esa energía pero no la notaba dentro de la casa en los lugares donde solía estar. Las alimañas con las que viví de pequeño estaban obsesionados con abrir las ventanas porque ellos tienen esa energía en su casa para contaminar a otros y pueden contaminarse a sí mismos. Incluso en invierno, con un frío que pelaba a primera hora de la mañana abrían las ventanas para generar una corriente de aire. También han encontrado la forma de contaminar, por ejemplo, un anillo, que es algo que se limpia de forma habitual, por lo que limpiarlo con lejía no sirve de nada.

    Hay otro tipo de energía que se encuentra condensada en el aire en un punto determinado, normalmente se suele situar en las esquinas de las habitaciones, aunque en mi casa estaba también en otros lugares de paso. Esa energía no se va aunque abras las ventanas durante años y no sé cómo se puede quitar. En alguna casa de secuaces de Ellos la energía se encuentra justo al entrar e impregna al que entra como si fuera algún sistema para proteger la casa.

    Viendo el programa de un conocido presentador apellidado “Arús”, explica que la gente que visita su casa, algunos de ellos presentes y que también lo afirman, al entrar en el salón hay una energía que se abalanza sobre ellos y que les impregna dejando una sensación chispeante. Es la misma energía de la que hablo mucho en este blog. Si alguien tiene alguna duda que le pida experimentarlo entrando en su casa y lo mismo puedo decir de otros lugares que conozco. ¿Porqué no va gente experimentada con medios técnicos y nos explica lo que está pasando? Esto indica que se trata de energía inteligente, es decir, de un mecanismo como un ordenador pero basado en energía. Pienso que hay que entender que existen medios técnicos muy avanzados y desconocidos para la mayoría y que hay gente que los tiene y nos está avasallando la vida aprovechando su posición privilegiada. Yo les he conocido y lo afirmo. Son una gentuza cutre, la basura de la sociedad, vecinos o familiares o conocidos de algo o de nada, que trabajan para otros que son iguales o peores, unos delicuentes todos, unos criminales que usan esa tecnología para arruinar la vida de gente incluso muy buena y válida que yo mismo he conocido. ¿Qué conclusión sacas tú?

    Sospecha mucho de los cuadros y fotografías, sobre todo suelen contaminar aquellos que representan a personas. Al contaminar el cuadro, pueden contaminar también la pared que está detrás. Eso me pasó en mi habitación con dos cuadros. La energía es muy perjudicial para la salud. Estando en el punto de control, toqué en varias ocasiones uno de sus objetos religiosos que hacían de transmisores. Me dijeron a través del transmisor que me lavase rápido y a fondo las manos empleando detergente.

    También suelen contaminar los objetos de adorno, sobre todo si representan a personas y mejor si son metálicos. Voy a contar de forma breve dos anécdotas con estos objetos. Yo sospechaba mucho de uno de los objetos que estaba en mi habitación. Eran un hombre y una mujer abrazados. Al acercarme notaba como si alguien me estuviese espiando y también notaba una muy ligera sensación chispeante en la parte del cuerpo más cercana al objeto. Finalmente, después de como un año decidí coger el objeto y tirarlo a la basura. En el trayecto pude escuchar en mi mente como voces lejanas, unas de burla y otras de molestia.

    El segundo objeto metálico de adorno era muy feo, pero a mí no me molestaba mucho. Varias personas que estuvieron en mi casa me dijeron que aquel objeto no quedaba bien en la decoración. Nunca noté nada con ese objeto. Al cabo de años, como los problemas continuaban en la casa cada día, decidí coger todos los objetos de adorno, los metí en una bolsa, bajé a la calle, fui hasta el contenedor de basura y los tiré. Decidí dar un paseo y comencé a sentirme como mareado, como sobrecargado y estuve dando arcadas. La sensación de mareo continuó un buen rato. Nunca me había sucedido. Alguno de aquellos objetos es seguro que estaba contaminado. Los problemas en mi casa descendieron en esas fechas.

    No acumular dinero sobre todo en la habitación en la que se duerme. El dinero está contaminado con productos químicos. No enviar cartas, sobre todo manuscritas. No guardar cartas ni fotos de nadie. Emplean cualquier frase de la carta como si fuese un “contrato ante notario”.

    No acumular medicinas. Una vez usadas, tirar las que no se vayan a usar. En todo caso, mantener una pequeña cantidad. No acumular productos químicos, por ejemplo de limpieza. Parece que sobre todo de noche, los objetos contaminados o pertenecientes a alguien “se activan”. Provisionalmente, el balcón parece un lugar seguro para dejarlos. En esos años una de las personas que vino a mi casa por primera vez en un momento determinado se puso a sonreir y señalando un pequeño armario con tres cajones me dijo: “y ahí es donde tienes las medicinas”. Efectivamente uno de los cajones estaba hasta arriba de medicinas que había ido acumulando con los años. Le pregunté muy sorprendido cómo lo sabía y ya no quiso responder con claridad pero seguía con la sonrisa. Lo primero que hice cuando se marchó fue coger todo, porque yo no tomaba medicinas en ese momento, meterlo en una bolsa y tirarlo a la basura. Como excusa pueden decir que esa medicina ha sido elaborada con su tecnología o por uno de sus agentes o empresas.

    Más Detalles y Consejos
    Desconfiar absolutamente de curanderos, gente del mundo esotérico y similares. Este submundo esta infestado de agentes de “Ellos” esperando al necesitado para perjudicarle. Consideran que la gente débil, con problemas, sin empleo, sin casa… son como “carnaza” para sus manejos. Utilizan cualquier excusa para perjudicar, incluso durante años. Si la excusa no existe, manipulan la realidad hasta que encuentran un argumento cualquiera para perjudicar. Si el individuo no acepta sus propuestas, son capaces de borrarle la memoria decenas de veces hasta que el individuo acepte. Cuando deciden perjudicar a alguien, se suceden las “casualidades” una tras otra que acaban en el perjuicio del individuo.

    Sospechar de la gente nueva o conocida que pretende perjudicar o ayudar, aunque tengan aspecto agradable. “Ellos” los utiliza como gancho. Sospechar de la gente desvalida o perjudicada porque trabajan directamente o sin saberlo para “Ellos”. Los emplean para provocar situaciones determinadas y captar nuestros pensamientos de rechazo y perjudicarnos con esa excusa. Sospechar de los individuos que parecen como atrapados en una estructura que a las claras les utiliza y les emplea incluso puerta a puerta. Sospecha de las personas con las que, sin motivo, tengas una “extraña atracción”.

    Sospecha mucho de personas que se encuentren en una situación muy lamentable como gente con la salud muy dañada o con un aspecto muy descuidado. A muchos de ellos les emplean como gancho para captar pensamientos de rechazo o para provocar determinadas situaciones que te comprometan y que puedan después alegar para perjudicarte. Aunque ellos te hablen, no les respondas o evita hablar con esas personas y aléjate. Es lamentable que te diga esto pero es que entre las verdaderas personas que merecen nuestra mayor consideración hay otras que son agentes de “Ellos” o son gente que no trabaja para “Ellos” pero les estan utilizando. Incluso dañan gravemente la salud de la gente para después emplearles de gancho. Haz lo que consideres, pero en todo caso, debes ser precavido en estas situaciones.

    Si sospechas que alguien puede ser agente de Ellos, no se te ocurra hablarle bien de otra persona, porque pones a esa persona en grave peligro. Sobre todo van a por los que destacan de forma positiva, pero como he dicho, buscan cualquier excusa para perjudicar, por lo que no debes hablarle de nadie, ni bien ni mal.

    Evitar a los individuos negativos porque emiten negatividad. Evitar a los individuos que emiten una especie de tranquilidad, felicidad, positivismo como “extraño”, como si nada más verlos tuviésemos la necesidad de acercarnos, porque a sabiendas de ellos o sin saberlo trabajan para “Ellos”. Les emplean como gancho.

    Provocan en algunas personas que tengan como un olvido constante que les desacredita gravemente, por ejemplo en su higiene o en su vestuario o en su forma de hablar… Pueden ser personas perfectamente normales hasta que de repente actúan de esa forma durante años y normalmente no son conscientes de su situación. De esta forma perjudican a esa persona y pueden crear situaciones comprometidas para las personas con las que se encuentran.

    Evita hablar con gente sospechosa porque si son secuaces de “Ellos” pueden escuchar tus pensamientos diréctamente o solicitando ayuda mentalmente a otros agentes de Ellos. Evitarán hacer ver que te están escuchando y si te das cuenta, como me ha sucedido en diversas ocasiones, solicitarán apoyo para borrarte la memoria y no recordarás esa escena, como también me ha sucedido. Tus pensamientos los emplearán, no sólo para entrometerse en tu vida, sino para emplearlos como base en su juego y perjudicarte. Pueden estar hablando contigo y a la vez mentalmente con alguien más, haciendo comentarios sobre tí. Por si te sirve de algo, yo no emito pensamientos, antes pensaba como puedas hacerlo tú, pero con entrenamiento puedes evitarlo. De esa forma esos secuaces se encuentran inseguros y no saben a qué atenerse, ya que están acostumbrados a jugar con ventaja. ¿Verdad que antes de decir algo lo escuchas en tu mente? Pues yo no escucho nada porque no emito nada y eso no me supone ningún esfuerzo ni estar atento para no equivocarme y emitir. El cerebro es un transmisor que emplea energía y por tanto pueden captarlo. Esto que he explicado es absolutamente seguro.

    No beber bebidas con burbujas, sobre todo refrescos. Son nocivos. Emplean estos productos como “marcadores químicos” delatando a esos individuos ante los agentes de “Ellos” y facilitando que se pueda perjudicar a esos individuos al emplear una energía que interactúa con los marcadores químicos. No significa que te vayan directamente a sentar mal, sino que los agentes de Ellos saben que eres un objetivo válido. En el punto de control un día me explicaron que existe una cosa llamada “Aura” que son unos colores que rodean a cada persona y que “Ellos” pueden cambiar a su conveniencia para indicar a sus secuaces con los que te cruces diferentes cosas, como que esa persona puede ser atacada o que no la ataquen.

    Sospechar de las “acciones por impulso”. No realizar este tipo de acciones. Muchas de estas acciones son inducidas por “Ellos”. Sospechar también de este tipo de acciones de los demás hacia nosotros, ya sean positivas o negativas. Sospechar de cualquier cambio en lo habitual. Sospechar de las casualidades.

    Una estrategia que suelen emplear los secuaces de “Ellos” es la de enviar cartas “cargadas”. Si la abres, entienden según sus normas que aceptas lo que sea que provenga de esa persona. Al revés es lo mismo siempre en tu perjuicio, así que no envíes cartas. Al abrir la carta, la energía que contiene puede dañarte la salud o puede, por ejemplo, provocarte una obsesión. La energía en realidad es un mecanismo inteligente que se activa al abrir la carta y actúa según lo han programado. No abras cartas y no lleves cartas a tu casa. Esto lo digo porque me han envíado multitud de cartas cargadas y gente de “Ellos” me lo ha advertido y tengo información cierta sobre esto.

    Las imágenes que quedan “como grabadas” en nuestra mente están impregnadas de alguna forma por tecnología de “Ellos”. Las emplean para dirigir nuestra mente de forma obsesiva hacia una idea. Al mirar fijamente esas imágenes se puede producir una especie de conexión mental. Evitar ese tipo de recuerdos llenando la mente con algo que nos motive. He visto fotografías muy sospechosas en la sección de esoterismo de la revista “Más Allá” y he tenido muy mala sensación pero no te puedo indicar de forma cierta saber que se encuentren contaminadas por alguna energía o que hayan sido impresas con algún determinado medio técnico o se haya incluido en la impresión algún tipo de compuesto.

    No emplear objetos de tipo simbólico de ningún tipo de estructura porque pueden estar contaminadas. Me sucedió una cosa curiosa en una ocasión: al entrar en una habitación de una casa por motivos de trabajo, escuché en mi mente un saludo que incluía el nombre que me ha asignado la estructura de “Ellos”. La frase provenía de una máscara de un indio americano que estaba colgada en una pared y que parecía salida de un “Todo a Cien”. No respondí mentalmente ni le dije nada a la mujer de la casa. No noté energía ni nada raro cerca de la máscara. Curiosamente tuve que volver pocos días después y ya no estaba esa máscara. En ambas ocasiones, la mujer puso enseguida una excusa y me dejó solo en la casa durante horas, incluso tuve que marcharme y ella no estaba ¿Tú lo harías? Me dijo que estaba ocupada porque era la directora de un colegio. Me llamó de nuevo para volver a ir pero bloqueé su número porque me parecía que tramaba algo. Aunque digo todo esto, por suerte no suelo escuchar nada en mi mente, sólo cuento cosas curiosas que me han pasado a lo largo de los años.

    No aceptar regalos. Intentar pagar un precio por cualquier trabajo que haga otra persona. Algunos hacen regalos intentando introducir objetos contaminados en casa ajena. Intentar no mencionar nombres y apellidos de personas sobre todo en la casa. Intentar no dormir con objetos cerca si son de una persona diferente.

    Intentar no tener objetos de segunda mano. Tengo datos ciertos sobre las alimañas con las que viví porque un día siendo adolescente puse un anuncio en una revista para vender un objeto de segunda mano y atacaron a las personas que lo compraron, que eran una pareja joven. A las pocas horas la mujer me llamaba de forma insistente, fuera de sí y durante días, diciendo que había algo malo en su casa y que si yo podía hacer algo porque sucedía a partir de que compraron el objeto. La dije que lo tirase de inmediato a la basura de la calle y que la devolvía el dinero, pero ella por algún motivo parecía no hacer caso y seguía insistiendo histérica preguntando qué otra cosa podía hacer. Supe que era cosa de las alimañas.

    Evitar los objetos que hayan pertenecido a alguna persona, ya que puede estar impregnado con su energía o puede perjudicarnos reclamando su propiedad aunque lo hayamos comprado.

    Intentar no dejar sola a personas ajenas en habitaciones de la casa porque pueden contaminarla. Sospechar si nos dejan solos en una habitacion o en la casa. Por mi trabajo he conocido a varios individuos muy sospechosos y todos ellos me han dejado sólo en su casa con cualquier excusa. ¿Tú dejarías sólo a un extraño en tu casa? Pues ellos lo hacen para provocar una reacción nuestra que ellos pueden emplear como excusa en nuestro perjuicio. Conocí a uno del que sospeché desde el primer día y que era de “Ellos” y durante varios años me llamaba cada cierto tiempo para ir a su casa. Me interesó ir para poder estudiar lo que hacía. Al final, sin yo hacerle nunca ningún comentario, un día me dijo que era del “11”, lo mismo que sus conocidos a los que fui a ver durante años. El caso es que todas y cada una de las veces que fui a su casa y a la de sus conocidos, me dejaron sólo en ella durante un buen rato o todo el tiempo. Este individuo me presentó a varios de sus amigos y todos ellos también me llamaban cada cierto tiempo y todas y cada una de las veces que fui a verles me dejaron sólo en su casa con una excusa. Decidí no volver a ver a uno de ellos y entonces me llamó alguien de su parte para ir a su casa debido a mi trabajo. El individuo se sentó a mi lado y de vez en cuando se acercaba mucho, en ese momento yo notaba una energía chispeante e invasiva. Si veía que yo me apartaba, el individuo también se apartaba y ponía cara como de “no sé si éste se está dando cuenta de lo que hago”. Hice mi trabajo de forma correcta, pero me llamó en las semanas siguientes insistiendo en que me llevase su portátil a mi casa y decía que me lo podía quedar “un tiempo”, a lo que me negué. Bloqueé su número en el teléfono pero durante un tiempo siguió llamando de forma insistente. ¿No es más fácil llamar a otro técnico? Pues éste individuo me llamaba a mí sin parar.

    Hay agentes o dispositivos de “Ellos” que se dedican a robarnos la energía. Si estando en una habitación nos levantamos sin energía o si al visitar con frecuencia a una persona en su casa o en el lugar que sea recordamos que siempre que le vimos nos encontrábamos “apagados” o “sin energía” hay que pensar que el individuo es un agente de “Ellos”. No converses con él, no te justifiques, no le dejes entrar en tu casa y líbrate de él pero no le insultes porque puede ser su excusa para perjudicarte. He explicado que trabajé en una empresa con el siniestro sobrinito de Narcis Serra y que un día me llamó a su despacho y de repente me quedé sin energía, tanto que me costaba mucho hablar, mientras el individuo me hostigaba estando yo en esa situación vulnerable.

    Si nos levantamos sin energía, pensar que por la noche un agente no físico de “Ellos” nos la ha robado en esa habitación. Quizas tengamos en la habitación un objeto que reclama como suyo o comprado por nosotros por su inducción y que emplea como excusa de ataque contra nosotros. Todos los objeto que han impregnado con certeza en mi casa eran míos, ninguno me lo han dado. Es decir, que si pueden perjudican diciendo que un objeto es suyo o relacionado con ellos y si no pueden dicen por ejemplo, que les has dado permiso al enviarles una carta o al aceptar una carta suya.

    Limpiar y renovar la ropa de cama de vez en cuando ya que acumula nuestra propia energía residual. Mantener el pelo corto por el mismo motivo.

    No llevar encima objetos metálicos como por ejemplo anillos, colgantes… Pueden ser impregnados con energía de “Ellos” y con ellos ver y escuchar lo que hace la persona y su entorno. Si llevas objetos contaminados, pueden perjudicar a las personas a las que te acerques.

    No usar tatuajes. No tener fotografías, cuadros o esculturas que representen a personas, parecen interesarse especialmente por este tipo de imágenes. Interesa especialmente evitar los objetos metálicos. Aunque todos los objetos pueden ser impregnados, los objetos metálicos son más duraderos. No tener símbolos que representen a personas u organizaciones, sobre todo evitar los símbolos religiosos o desconocidos. No enviar fotos personales. Se interesan especialmente por que enviemos fotos. Pueden perjudicarnos a distancia empleando una foto nuestra. No hacerlo nunca.

    No entregues fotografías tuyas a nadie. Cuando conocí a la curandera y nada más contactar de nuevo con ella años después, en ambos casos insistió mucho diciendo que le diera una fotografía mía que fuera reciente. Yo nunca he sido partidario de tener fotografías mías e hice lo que pude para evitar dárselas, pero la maldita arpía me dijo que le era necesario. También he tenido escenas muy desagradables con las alimañas con la que he vivido por ese mismo motivo. La curandera me dijo que la fotografía le servía para “conectar” conmigo mientras estuviera lejos.

    Si notamos pitidos y zumbidos es un indicador de que nos espían. Se conectan y desconectan mentalmente de los individuos. Esto lo explico porque me ha sucedido durante años.

    Mirar bien las etiquetas para ver posibles símbolos ocultos o números extraños. Por ejemplo, es frecuente que incluyan un dibujo con “cuernecillos” de tipo satánico. No es sólo con el tema de los detergentes de ropa, de los que he hablado, si no que lo he encontrado con mucha frecuencia en otros productos. ¿Qué empresa normal incluiría un símbolo satánico para vender sus productos? Los ponen como aviso a sus propios agentes físicos de que ese producto es suyo y de que contiene algún tipo de elemento que puede ser nocivo para los demás. Sospechar de las sumas de números que incluyan dos unos o el numero seis repetido. Sospechar de palabras cuya suma de letras sean 11, en ocasiones son un aviso a agentes de “Ellos” para indicarles que esa empresa es suya o que ese producto o esa información es suya, por lo que no deben emplearlo.

    Comentarios a considerar (anotaciones varias):
    1.- Los sueños que se producen justo antes de amanecer suelen tener un significado generado en nuestra mente por un agente de “Ellos”. Suelen tener algún significado relacionado con la realidad. Desde antiguo se considera que este tipo de sueños suelen ser los más fiables. Se ha notado coincidencia de sueños con circunstancias.

    2.- El planeta se encuentra en un rincón del universo rodeado de planetas inhabitables, el lugar ideal que elegiría una civilización extraterrestre para experimentar con, en este caso, nosotros y por desgracia, de forma negativa.

    Anuncios